La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Sábado
25
Octubre
2014

Actualizado a las 09:24 AM

arte_metropoli_banner
Home Juan J Nogueras Juan “Farruco” Nogueras: el eterno fraterno

Juan “Farruco” Nogueras: el eterno fraterno

Correo electrónico Imprimir PDF

Faltaban pocos minutos para que se cumplieran las 11:00 de la mañana del domingo inmediato a la partida del gestor y propulsor de La Perla del Sur, cuando uno de sus más entrañables amigos abría las puertas de su hogar para recibirnos.

Era William Dedós Santana, el emblemático empresario ponceño que por décadas mantuvo y cultivó un vínculo amistoso excepcional con Juan José Nogueras de la Cruz.

Tras saludar y poner de manifiesto su intrínseca hospitalidad, no tardó mucho en replicar “Juan no necesitó símbolos, ni emblemas, ni iniciaciones. Era un fraterno innato”.

Así y sin planificarlo, Dedós Santana comenzó a contestar las primeras interrogantes sobre la identidad de uno de los más célebres componentes de la Fraternidad Alpha Beta Chi, tanto en Ponce como en el resto del país e, incluso, Nueva York.

“Lo grande de Farruco es que era cultivador de amistades... y se relacionaba. Como profesional, vendía cualquier cosa, pero sobre todo se vendía él”, recordó nostálgico.

“Lo grande de Nogueras es que nunca decía que no se podía. A todo y para todos tenía una solución. Quien se le acercara para pedirle ayuda siempre podía esperar de él un comentario de apoyo e, incluso, una solución. Por eso es que recalco: Juan era solidario, era fraterno de verdad y lo hacía calladito, sin esperar reconocimiento a cambio”, sentenció.

Dedós Santana recuerda que su primer contacto con Nogueras ocurrió por referencias: había escuchado de él en el año 1961 por comentarios de amigos que viajaban a Nueva York para participar en asambleas de la Fraternidad, pero que no fue hasta que “Farruco” se mudó a Ponce al final de la década del 1970, cuando le saludó por vez primera.

Había llegado a Ponce para, entre otros proyectos, promover el fruto de su empresa confeccionadora de trajes para niñas “Factory Outlet”.

“De inmediato se integró a todas las actividades de la Fraternidad y se ocupó de conocer a cada uno de nosotros, de ver cómo podía ayudarnos, a promover la unión y hacer del grupo uno aún más solidario. Esa era su habilidad”, añadió Dedós Santana.

“Tenía un gran don de gente y sabía escuchar”, destacó. “Pero más aún, tenía un gran empeño por echar pa’lante y contagiar a todos con el mismo sentimiento”.

Sobre este particular, el veterano fraterno insistió y quiso destacar la sensibilidad, visión y generosidad de Nogueras para guiar hacia el éxito profesional y personal a muchos de los compañeros de su organización.

“Ese principio mismo de lo que representa moralmente un fraterno no sólo lo aplicó con todos nosotros, sino que era innato en él. Aconsejó a mucha gente y en los momentos más difíciles de muchos de nosotros supo estar allí, ofreciendo su respaldo y apoyo... y eso, por ningún concepto, se debe olvidar”, declaró.

A sus expresiones se unió en entrevista separada Norberto Colón Alvarado, uno de los exponentes de la nueva generacion de fraternos Alpha Beta Chi.

“Don Juan era el mejor aliado de los jóvenes. Fue el mentor de muchos de los componentes del capítulo Delta de la Fraternidad y siempre nos atendía con una sonrisa”, expresó.

“Por eso es imposible recordarlo sin una sonrisa. El era una persona que siempre estaba buscando que todo el mundo estuviera contento. Era el alma de la fiesta y por eso, estoy seguro, será muy penoso tener una actividad en la Fraternidad y no poder gozar de su presencia”, concluyó.