La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Miércoles
27
Agosto
2014

Actualizado a las 06:56 AM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales Culson: ante su cita con la historia

Culson: ante su cita con la historia

Correo electrónico Imprimir PDF

locales_01_foto_2Javier Culson se ha embarcado en una misión dorada. “De esta vez no pasa”, piensan y afirman muchos. Y es que el sentir colectivo de una nación ha fijado en el atleta ponceño la responsabilidad histórica de subir a lo más alto del podio olímpico.

Durante más de 60 años ningún miembro de una delegación puertorriqueña ha escalado la cima olímpica y ahora, llega Londres, donde los boricuas se estrenaron olímpicamente en 1948.

Aunque es pleno verano, parece un cinco de enero: el pueblo está a la espera de que el relámpago ponceño ilumine los cielos londinenses, desate una tormenta en el Estadio Olímpico y le regale a su patria la presea más valiosa.

“Mi gente cree que voy a ganar la medalla de oro”, ha dicho Culson, añadiendo seguidamente, “y yo voy a trabajar duro para lograrlo”.

Tras un avasallador paso por la Liga Diamante, Culson ha arribado invicto a Londres en los 400 metros con obstáculos. Su mejor tiempo ha sido 47.78, marcado en par de ocasiones, en París y Londres.

Ningún humano ha podido forcejear con él durante esta temporada. Es por ello que el país alucina ante la posibilidad de que Javier haga sonar La Borinqueña.

“Javier ha llegado a las Olimpiadas como todos quieren llegar: en su estado óptimo”, señaló por su parte el presidente del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) David Bernier. “Javier ha demostrado su consistencia y está en las mejores condiciones para llegar al podio olímpico”.

Y así es. Como va Culson, se puede esperar algo grande. No será tan sencillo, empero.

Aunque ha venido demoliendo a sus contrincantes, esta vez estará bailando en la casa del trompo, porque su archirrival David Greene es británico.

En otras palabras, la encomienda es realizable y altamente posible, pero también es complicada. Es un desafío que obliga a doblar rodillas en busca de una manito divina.

locales_01_foto_1“La presión es para Javier porque él viene de un país pequeño donde es una de las personas más famosas. Y recuerda que él no va a correr en su casa”, advirtió Greene en el periódico Daily Mail.

En la pista solo estarán los atletas. Sin embargo, esa es una tangible que nadie debe ignorar: Greene tendrá la mayor parte de los 80 mil espectadores a su favor y, al igual que Culson, va decidido a darle un gustazo a su gente.

“Cualquiera que vaya invicto a los Juegos Olímpicos tiene que ser el favorito, pero creo que Javier estará pensando que va a correr en mi casa, ante mi afición”, reitera Greene.

Para el gerente general del Equipo Nacional de atletismo, Luis Dieppa, no hay motivos para alarmarse, porque el vallista señorial ha alcanzado un nivel de excelencia que le permite superar cualquier factor hostil. De ahí que no le preocupe cualquier circunstancia externa.

Quizás Greene puede creer que con sus palabras pondrá a latir más rápido el corazón de Culson o que podría darle flojera. Pero, la respuesta es tajante. Ahora Javier es quien dicta las pautas en la pista. Él determina cómo se corre y qué se hace.

“Está demás decir que él tendrá todo el apoyo de la concurrencia, pero yo voy a estar centrado en mi carrera y en mis cosas”, dijo a The Press Association en el Reino Unido el playero y ponceño, dos veces subcampeón mundial. “Quiero ser la primera persona que gane oro para mi país”.

El duelo también tiene una sazón especial: la última vez que Javier cayó en una carrera de talla grande fue ante Greene. Fue en el Campeonato Mundial del pasado año en Corea del Sur.

Pero, el vallista ponceño se lo ha lle-vado tres veces este año. Claro, ninguna carrera será tan importante como la cita olímpica. Ganar ahí es otra cosa. Es para lo que se trabaja durante cuatro años.

“Siento una gran presión por parte de mis compatriotas. La gente está realmente detrás de mí… sería muy, muy especial poder ganar oro en las Olimpiadas”, expresó en Gran Bretaña el gigante de ébano puertorriqueño de 6’-5” de estatura y 28 años de edad.

El británico, entretanto, le ha puesto pique al evento. Está en su tierra y lo desea todo.

Es por ello que ha comenzado con su juego mental contra el boricua al recordar que suele guardar sus mejores zancadas para la recta de los 100. Y es que Greene se mantiene atrás para entonces sacar sus garras por la espalda.

“Yo sé que Javier va a estar pensando ¿y si viene? ¿Estaré suficientemente fuerte para resistirlo? Será muy interesante ver cómo maneja la situación”, afirma.

Javier, por su parte, hunde el pedal desde la arrancada. Por tal razón no se deja intimidar, respondiendo con mesura, pero con entereza porque él es quien gobierna actualmente en el escenario mundial.

“Él es muy fuerte en la segunda mitad y yo en los primeros 200 metros… Pero yo soy más fuerte este año”, recuerda.

La agenda

La primera cita de Culson con la historia está prevista para el viernes 3 a las 6:15 de la mañana. Las semifinales están programadas preliminarmente para el sábado 4 a las 2:00 de la tarde y la final para el lunes 6 a las 3:45 de la tarde.

Y a pesar de que todo se ha centrado en Culson y Greene, el debate atlético también incluye a otros rivales de colmi-llos afilados. Entre ellos los campeones olímpicos Angelo Taylor (2000 y 2008) y Félix Sánchez (2004), quienes aún no han sido esterilizados deportivamente.

Sin embargo, Culson sigue siendo el más peligroso de todos: sus piernas llevan aparejadas las esperanzas de un pueblo y a sus hombros se ha subido la patria entera.

“Esa medalla es para Puerto Rico”, afirma con seguridad Carlos Guzmán, director auxiliar del Comité de Alto Rendimiento del COPUR.

Así de pesada es la carga.

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1604_web

Mensaje

mensaje_1562

Conectados ahora

Tenemos 403 invitados conectados