La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Lunes
28
Julio
2014

Actualizado a las 12:23 PM

arte_metropoli_banner
Home Deportes Noticias Mil anécdotas en homenaje a Montaner

Mil anécdotas en homenaje a Montaner

Correo electrónico Imprimir PDF

Al conmemorarse  los 100 años de que Francisco “Paquito” Montaner lanzara el primer juego sin hits ni carreras en el béisbol de Puerto Rico -el 10 de diciembre de 1911- una de sus nietas, Carmen María Frau Montaner, reveló que los padres del lanzador ponceño no concedieron el permiso para que este se convirtiera en el primer boricua en jugar en el béisbol de los Estados Unidos.

Frau Montaner al hacer la revelación durante la actividad de conmemoración organizada por Héctor Ortiz y efectuada en el Museo del Deporte “Pancho” Coimbre de Ponce, reveló además otra faceta de su abuelo, la de cantante.

“Hay dos cositas que no se mencionaron de Paquito Montaner que me enteré por mi mamá (Carmen Montaner) que posiblemente ustedes no lo saben. Paquito Montaner era como medio bohemio, le gustaba mucho la música, tocar la guitarra y cantar. Recuerdo haber oído un disco de él cantando, pero hay otra cosa, es que a Paquito Montaner cuando tenía 16 años lo trataron de firmar de Estados Unidos para que se fuera para allá y los papás no lo dejaron y perdió la oportunidad de haber sido el primero”, sostuvo.

El primer jugador puertorriqueño en participar en el llamado “béisbol organizado” de los Estados Unidos lo fue el también ponceño Agustín “Tingo” Daviú en el 1912, firmado por la organización de los Yanquis de Nueva York.

“Es una alegría que ustedes todavía se acuerden de una persona de hace tanto tiempo y que todavía quieran revivir su historia y mantenerla presente para las futuras generaciones y que esta actividad se perpetúe. Que la gente hable y sepa quién era Paquito Montaner, Mambo (de León) y Nelson (Barreto) y todo lo que hicieron por el deporte y por Ponce”, expresó la nieta del beisbolista, quien estuvo acompañada de su hermana, María Eugenia, quienes trajeron el guante de Montaner el cual fue exhibido durante la actividad.

También estuvieron presentes Nelson Barreto, quien en el béisbol Doble A, con los Cachorros de Ponce, lanzó un jugo sin hits ni carreras, y el ex lanzador del béisbol profesional, Luis “Mambo”de León.

Por su parte, el historiador deportivo por excelencia de Ponce, Benjamín “Totí” Lúgaro, además de precisar que el 10 de diciembre de 1911 “Paquito” Montaner lanzó su juego sin hits ni carreras, dijo que también el primer equipo de béisbol de Ponce, cuyo nombre era “Ponce Baseball Club” también “cumplió cien años de representación de esta Ciudad”.

Lúgaro, inmortal del Deporte Ponceño, recordó que Montaner era el capitán de ese equipo, quien se encargaba de solicitar permiso a las autoridades escolares y municipales de entonces para poder celebrar los partidos de béisbol en el Campo Atlético Escolar, hoy Charles H Terry, agregando que el legendario lanzador era impulsador de la bala donde incluso llegó a conseguir la respetable distancia para la época de 42 pies y 2 pulgadas de distancia.

Recordó algunos de los jugadores que formaban junto a Montaner el equipo representativo de la ciudad, entre otros, Vicente Laborde, Octavio Rodríguez, “Ciquí” Faberllé, Carlos Bonet, Ángel y Cayetano Pou, Cosme Beitía, “Pellín” Alicea, Leopoldo Martínez y Lorenzo Roque.

“Para esa temporada (1911) Paquito Montaner había ganado doce partidos y había perdido solamente dos, el no hit no run fue su décimotercera victoria ponchando diez. Días más tarde obtiene otra victoria ponchando 16 para terminar el año con 14 ganados y 3 perdidos”, sentenció.

Lúgaro precisó que el juego sin hits ni carreras, Montaner lo tiró contra la novena de Aguirre permitiendo que solo cuatro contrarios llegaran a base mediante errores y boletos gratis, ganando los ponceños 10 a 0. Concluyó diciendo que Montaner lanzó su último partido en 1923 luego de sufrir una lesión en su brazo de tirar.

De otra parte, el presidente de la Asociación de Escritores de Historia Deportiva, Héctor Díaz Salichs, narró durante su alocución en esta actividad que sus estudian-tes de educación física “no sabían quién era Paquito Montaner”.

“Fui al parque Paquito Montaner en época de béisbol profesional y había como 254 personas, de 35 años o más, y el 98 por ciento de esas personas me dijeron que no sabían que Paquito era blanco o era negro, dos solamente conocían a Paquito hijo y por ende sacaron que Paquito padre era de pigmentación clara”, sostuvo.

Sin embargo, el profesor Díaz Salichs indicó que desde el momento en que realizó su encuesta al hay mayor conocimiento de esta legendaria figura, entre otras razones, por el busto que ubica en la sala de recibo del estadio que lleva su nombre, gracias a un grupo de entusiastas que se dieron a tarea de divulgar sus hazañas y al Museo “Pancho” Coímbre.

Precisó que Montaner, que nació en el 1894, murió de leucemia en el 1945, y a la vez opinó que por ser el legendario lanzador la primera figura grande del deporte ponceño en fallecer propició que el estadio de béisbol de Ponce llevara su nombre.

Barreto, por su parte, narró que su juego sin hits ni carreras lo lanzó frente a los Potros de Santa Isabel. “Disfruté un montón ese no hit no run que tiré, si estaba consciente de que estaba tirando el no hitter, me sentía de lo mejor aun cuando me hicieron un tiro malo de tercera que me preocupó” expresó Barreto.

También participó como orador el historiador de béisbol, Jossie Alvarado, en representación de la Asociación destacó la proeza de Montaner al señalar que en el 1896 cuando dan inicio las Grandes Ligas “no se lanzó un no hit no run”.

Alvarado recordó que en los años 30 Montaner “grabó dos discos 78 revoluciones con José Piñeiro en New Jersey y que los discos consistían en danzas de Manuel Gregorio Távarez y de Juan Morell Campos”, añadió.

28 de diciembre de 2011

 

0 Comments

hillcrest

Portada

portada_1599_web

Mensaje

mensaje_1562

Conectados ahora

Tenemos 231 invitados conectados