La Perla del Sur

Ponce, Puerto Rico
Domingo
20
Abril
2014

Actualizado a las 12:23 PM

arte_metropoli_banner
Home Noticias Locales "De cuatro museos, solamente uno abrió"

"De cuatro museos, solamente uno abrió"

Correo electrónico Imprimir PDF

Cuando Gabriel García Márquez escribió ‘Cien años de soledad’ nunca pensó que esa sensación de tiempo y espacio podría ser superada por una visita mañanera a los museos de Ponce, un domingo de mediados de julio.

A esa faena se embarcó La Perla del Sur al inicio de esta semana para, en plan explorador, corroborar la calidad de instalaciones y servicios para turistas, tanto locales como del exterior.

Al inicio del recorrido, era innegable. No hay una ciudad más propicia para hacer turismo que Ponce, la otrora Ciudad Señorial, desplazada en las últimas décadas por ciudades sin señorío, pero con el potencial de convertirse un punto vital para los visitantes de todas partes del planeta.

Para probarlo bastaba respirar y caminar por las majestuosas calles que bordean aceras y chaflanes, como marcos de una arquitectura preciosa, sin subir y bajar cuestas ni adoquines que rompan tacos de zapatos o talones.

Sin embargo, y a pesar de poseer un inventario de museos que pudieran constituir un distrito cultural en pleno casco histórico, la soledad se agolpó en las paredes y puertas de entrada de históricos edificios que debieran recibir a los visitantes con una espléndida sonrisa.

Primera impresión

A las 9:00 de la mañana, arrancó la visita dominical al entrar al Centro de Información en el Museo Parque de Bombas en la Plaza Las Delicias, donde aparcan, en la acera frontal, los trolleys que ofrecen un viaje por el caso urbano de la ciudad.

Allí personal de la Secretaría de Fomento Turístico del Municipio de Ponce ofreció a este y otros tantos turistas información sobre la oferta cultural en Ponce, especialmente sobre las alternativas municipales, mientras recomiendan visitar la Casa Armstrong-Poventud para conocer qué oferta está disponible ese día de los museos que maneja el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP).

Interesados en estos últimos, La Perla del Sur se dirigió hasta la impresionante Casa Armstrong-Poventud, que cumple 100 años de construida.

En su interior, un guardia de seguridad se acercó. Preguntamos sobre los museos que se pueden visitar a esa hora y tras indicar que no le corresponde a él ofrecer la información, sugirió que camináramos a través de un pasillo oscuro hasta llegar al fondo del solar y abrir una puerta de madera al lado izquierdo.

Allí La Perla del Sur encontró una solitaria guía, Sandra Marini, quien nos recibió como quien no espera visita y nos sugirió en tres ocasiones que debiéramos visitar el Museo de Arte de Ponce en la Avenida Las Américas, aunque recalcamos nuestra intención de apreciar lo que ofrecen los museos del casco histórico.

“El Museo de la Masacre tiene un guía, pero es posible que esté en el Museo de la Música”, indicó la trabajadora mientras marcaba el mapa que cualquier turista puede obtener de la Oficina de Información.

La guía, empero, se molestó cuando se le dijo que en la Oficina de Información del Museo Parque de Bombas indicaron que era en la Casa Armstrong-Poventud donde podían ofrecer información sobre los museos abiertos del ICP.

Asimismo, cuando precisamos a la empleada del Centro de Información que en los mapas que se ofrecen al público se define un horario para los días de semana y los fines de semana y días feriados, reaccionó indicando que “a veces cierran”.

De todos, solo uno

De los museos que este semanario quiso visitar el domingo para explorar y recomendar, solo el Museo de la Historia estaba abierto y con un guía amable que con sumo gusto ofreció una charla sobre los más importantes episodios de la historia de esta villa fundada en 1692. Esta instalación es municipal.

El guía, Nelson Cintrón Rodríguez, ofreció un panorama completo y ameno en cada una de las estaciones del edificio.

Terminada la visita, La Perla del Sur se encaminó al Museo de la Música, instalación manejada por el ICP y en donde encontramos un crespón negro en honor al fenecido Ricardo Alegría Gallardo, como quien anuncia una ausencia.

Allí encontramos las puertas cerradas, del mismo modo que en la Casa Wiechers Villaronga y el Museo de la Masacre, donde una solitaria botella verde de una cerveza holandesa parecía avisar sobre “la presencia de la ausencia”.

Fotoperiodista y periodista nos fuimos, solitarios, en silencio, sin vivencias del lugar, como los turistas mexicanos que hallamos en el paso y que viajaron desde San Antonio, Texas, a la Ciudad Señorial.

Anniel y María Gabriela Fariñas sufrieron la misma experiencia al encontrar las puertas cerradas del Museo de la Música. Unas personas que pasaban por el lugar les dijeron que lo estaban arreglando, que el acondicionador de aire se había dañado y que estaban corrigiendo desperfectos.

Siguieron caminando por Ponce, caminaron Ponce y caminaban la Ciudad.

Uno que no tuvo problemas fue el guía turístico profesional Tony Maymmo, de la empresa EB&B Tours, quien solitario en una Ford Expedition color negro trajo desde San Juan a seis turistas de Alabama, que encontraron Ponce a su soledad.

“A mí me gusta así, no hay bullicio y la ciudad es para nosotros solos”, manifestó Maymmo, quien en menos de media hora ofrece en inglés recorridos dentro del Museo de la Historia de Ponce y de allí traslada a los turistas a otras partes de la Ciudad.

“De aquí nos vamos a La Guancha”, comentó sin hablar de los museos que estaban cerrados, como quien ya sabe la cosa.

Reacción en cadena

Al ser abordada un día después, la alcaldesa María Meléndez Altieri reaccionó contrariada a los hallazgos de La Perla del Sur y protestó contra el cierre no anunciado de los museos del ICP.

Por ello, adelantó que espera pronto se apruebe una propuesta de su autoría para que estos sean cedidos al Municipio con una asignación presupuestaria acorde con su funcionamiento.

“Nosotros estamos dispuestos a administrar, pero que se nos asigne el presupuesto, porque ningún museo de Ponce debe estar cerrado, pero no he recibido contestación”, declaró Meléndez Altieri al subrayar que los museos municipales sí están disponibles para los visitantes y los empleados bien adiestrados para ofrecer servicio de calidad.

Por su parte, la directora de la Secretaría de Fomento Turístico Municipal, Carmen Martínez Ajá, reconoció que sus empleados también reciben comentarios de turistas que lamentan la ausencia de personal y el cierre imprevisto de los museos del ICP.

“Siempre que llega un turista al Parque de Bombas tenemos las dos opciones, indicarle que vayan a la Casa Armstrong Poventud para que le indiquen cuáles museos están abiertos y, si no hay nadie, los llevamos nosotros, si tenemos los recursos”.

La funcionaria, además, respaldó la propuesta de la Alcaldesa de Ponce para hacerse cargo de los museos que clausura sin aviso el ICP.

Mientras tanto, el director de la Compañía de Turismo en la zona Sur, José Reyes Feliciano, admitió que la carencia de servicios claves para turistas “es preocupante”, pero que los problemas con los museos del ICP se solucionará una vez se resuelvan asuntos sindicales y de personal dentro del organismo cultural gubernamental.

“Esto es algo que se debe solucionar pronto, porque es un punto bien importante para el turismo regional, pero hay aspectos sindicales que interfieren”.

En específico, Reyes Feliciano recordó que si en los museos surgen problemas con los acondicionados aire, los empleados del ICP pueden retirarse de sus labores a las 11:00 de la mañana.

 

0 Comments

Justas2_flat_347

Portada

portada_1585_web

Mensaje

mensaje_1562

Conectados ahora

Tenemos 222 invitados conectado