Zoológico de Florida abrirá centro para tratamiento de manatíes heridos

Foto: EFE

El Zoológico de la ciudad de Jacksonville, en el noreste de Florida, inaugurará próximamente un centro para el cuidado y tratamiento médico de manatíes enfermos o heridos, para su posterior liberación en aguas del norte del estado, informó hoy un medio local.

El nuevo Centro para el Cuidado de Manatíes del zoológico y Jardines de Jacksonville tiene un costo de $2 millones  y está diseñado para tratar en sus piscinas hasta seis ejemplares de estos mamíferos marinos, recogió el diario The Florida Times-Union.

Se trata del cuarto centro de rehabilitación de manatíes abierto en el estado, además del SeaWorld Orlando, Lowry ParkZoo, en Tampa, y el Miami Seaquarium.

Este nuevo emplazamiento permitirá reducir el tiempo de transporte de ejemplares heridos y rescatados en aguas del noreste y aumentar así sus posibilidades de supervivencia, al no tener que ser trasladados a otros centros de tratamiento más al sur.

“Todo gira en torno a salvar vidas”, señaló al rotativo Jessica Misora, responsable del zoológico que alberga unos 2,000 animales.

Las dos piscinas de agua dulce templada, una de ellas para tratamiento y otra para recuperación, disponen de una plataforma especial que puede levantarse para examinar a los manatíes y tratarlos antes de volver a sumergirlos.

La piscina de recuperación estará abierta al público, aunque las horas de exhibición dependerán del estado de salud los manatíes.

La población de manatíes registrada en aguas de Florida asciende a 6,620 ejemplares, una cifra que supone un nuevo récord en la supervivencia de esta especie de mamíferos marinos, según un estudio divulgado en febrero pasado por la Conservación de la Pesca y la Fauna en Florida (FWC).

El recuento preliminar elaborado por un equipo de 15 observadores de la FWC contabilizó 3,488 ejemplares vivos en la costa este del estado y 3,132 en aguas de la costa oeste, una cifra que se mantiene por tercer año consecutivo por encima de los 6,000.

Estos resultados son esperanzadores, habida cuenta de que en 2013 murieron más de 800 ejemplares.

Sin embargo, estos resultados no deben llevar a bajar la guardia ante la situación de peligro que afrontan los manatíes, amenazados habitualmente por el frío o por las embarcaciones de recreo que navegan por las costas y les hieren con las hélices o el casco.