Zoe Adam Marí; Decidida a clasificar en los Juegos Olímpicos Juveniles

Este año, Zoe finalizó en la segunda posición de su categoría en el Centroamericano de Triatlón, celebrado hace poco más de una semana en Costa Rica.

Fotos: Omar Alfonso

Desde que abrió sus puertas hace poco más de 30 años, la Escuela Especializada en Deportes del Albergue Olímpico en Salinas (ECEDAO) ha sido la principal cantera de atletas de alto nivel que ha tenido Puerto Rico.

Es ahí, precisamente, donde una talentosa jovencita, Zoe Adam Marí, ha logrado pulir las habilidades que pareció heredar de sus padres y que la han llevado a destacarse en el deporte del triatlón.

- Publicidad -

Siendo una destacada triatleta es lógico que la joven sobresalga en deportes como la natación, ciclismo y atletismo, disciplinas que en conjunto conforman el deporte de triatlón.

Pero, ¿como surgió el interés de una adolescente por practicar un deporte que es tan exigente como tan poco tradicional en el país?

Sus padres, de nacionalidad argentina, se conocieron cuando el entonces soltero Claudio Adam era triatleta en su natal Mar del Plata. Allí conoció a Sarah Marí, a quien también convirtió, como su entrenador, en triatleta.

En uno de los viajes que Claudio hizo para competir en Puerto Rico surgió una oferta de trabajo por lo que la pareja se estableció en Rincón y fue ahí donde nació Zoe.

Desde los cinco años

Cuando la niña cumplió los cinco años sus padres se trasladaron nuevamente Argentina, donde le inculcaron su amor al deporte.

“Al principio, cuando chiquita, como mi papá era entrenador de triatlón y mi mamá era atleta elite, ambos querían que practicara deportes como el trialo y Gimnasia Artística”, recordó Zoe quien ahora cursa el noveno grado en ECEDAO.

En esos momentos Zoe se decidió por la Gimnasia.

“Me gustó mucho la Gimnasia y cuando me mudé allá (Buenos Aires) durante esos siete años era lo que practicaba… y me fue bastante bien”, aseguró.

Pero el destino trajo de vuelta a la familia a Puerto Rico, estableciéndose esta vez en el barrio Coco de Salinas, a escasos minutos de ECEDAO.

Su talento deportivo y académico le permitió ingresar a la Escuela Especializada en Deportes, donde decidió dedicarse al tríalo, deporte en el que es entrenada por su padre.

Y en muy poco tiempo Zoe ha logrado posicionarse en su categoría como la mejor exponente del país.

A nivel local ha sido campeona nacional de ciclismo; de 1,500 y 3 mil metros en atletismo y en el pasado Culebra Sport Challenge finalizó en la primera posición de su categoría en la modalidad de Aguas Abiertas, lo que no deja dudas de que aunque su actividad favorita es el triatlón, Zoe también se destaca en esos deportes a nivel individual.

“He tenido varias competencias de atletismo donde me he destacado en 1,500 y 3,000 metros y en natación también tengo buenos tiempos”, dijo Zoe, quien en natación sobresale, principalmente, en los 400, 200, 100 y 50 metros libre y en otros estilos como espalda y pecho.

En el ciclismo -como deporte individual y no como parte del triatlón- solo ha participado en una competencia y fue el año pasado en el Campeonato Nacional celebrado en Santa Isabel. Allí alcanzó el primer lugar de la categoría de 14-15 años y el tercer puesto entre todas las participantes.

A nivel internacional se inició como triatleta con una medalla de oro en el 2018 en República Dominicana, mientras que en el 2019 obtuvo un honroso tercer lugar en México.

Este año finalizó en la segunda posición de su categoría en el Centroamericano de Triatlón celebrado hace poco más de una semana en Costa Rica. La competencia la estrenó como atleta de la Unión Internacional de Triatlón (ITU), entidad que se encarga de clasificar a los atletas en este deporte.

Ante todo esto, Zoe tiene importantes retos y desde ya ha comenzado a trazarse metas.

“Tengo varias metas y una es poder llegar a la clasificación de Dakar 2022, esa sería mi meta principal, si Dios me lo permite”, dijo sobre los Juegos Olímpicos Juveniles del 2022 en Senegal.

La joven atleta está muy consciente que lograr la clasificación olímpica juvenil no será sencillo.

“Nada es fácil, hay que poner sacrificio y aunque vuelvo a repetir que nada es fácil, lo veo posible. Si de verdad quiero llegar, lo puedo lograr”, enfatizó.

Por eso, además, la agenda de Zoe es una sumamente cargada. Si difícil es prepararse para competir en un deporte, imagínese hacerlo en uno donde se juntan tres deportes en uno como es el triatlón.

Por eso sus días comienzan a las 5:15 de la mañana. Los lunes y miércoles se levanta a correr, hacer trabajo físico y nadar en la tarde. Claro, esto sin olvidar sus compromisos académicos. Martes y jueves combina la misma rutina, pero practicando ciclismo en la mañana.

Notas sobresalientes   

Otra área en la que se destaca, además de lo deportivo, es en lo académico donde ha logrado mantener un excelente promedio.

“Desde que comencé en la escuela he sido una estudiante de cuatro puntos, del cuadro de honor. A la verdad que me ha ido muy bien”, dijo la joven que ya aspira a estudiar Medicina, para ser cirujana o veterinaria.

La adolescente es entrenada por su padre, el también triatleta Claudio Adam. (Fotos: Omar Alfonso)