Yauco: Fijan esperanzas en fondos CDBG para resolver la crisis de Lucchetti

La propuesta de $22 millones para expropiar viviendas y reubicar a las más de 90 familias afectadas por la histórica inundación del huracán María ya es evaluada por el Departamento de Vivienda federal, anunció el alcalde Ángel Luis Torres.

Foto: Jonathan Hernández León

Luego de meses de incertidumbre y espera para cientos de habitantes yaucanos, el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz confía que pronto dará la noticia: una asignación federal millonaria para acabar de una vez y por todas con el calvario que viven los residentes de la urbanización Lucchetti.

Según explicó, su propuesta de $22 millones para expropiar viviendas y reubicar a las más de 90 familias afectadas por la histórica inundación del huracán María ya es evaluada por el Departamento de Vivienda federal y la oficina de Desarrollo Urbano federal (HUD en inglés). El dictamen, agregó, debe conocerse antes del 1ro. de junio.

De aprobarse, la asignación multimillonaria provendría de del programa CDBG-DR (Community Development Block Grant-Disaster Recovery).

En días recientes, tanto el Departamento de Vivienda federal como HUD anunciaron la asignación de $18,500 millones para la isla, destinados a la rehabilitación de propiedades.

Entre los días 20 y 21 de septiembre de 2017, la urbanización Lucchetti se inundó en dos ocasiones por crecidas del río Yauco. Las aguas también arrasaron siembras de la Bananera Pagán y bloquearon durante cuatro días la carretera estatal PR-2.

“Según los estimados de tiempo establecidos, el Gobierno de Puerto Rico debe estar asignado los fondos en el nuevo presupuesto que comienza el 1ro. de julio para que los municipios puedan comenzar a hacer sus proyectos”, expresó el alcalde yaucano.

De aprobarse su propuesta, Torres Ortiz indicó que el ayuntamiento ya ha identificado tres solares -dos en la calle Luis Muñoz Rivera y uno cerca de la urbanización El Cafetal- como potenciales espacios donde desarrollar los proyectos de vivienda que permitirían reubicar a familias de Lucchetti.

Los mismos también beneficiarían a damnificados de la barriada Gallarza, el sector Paso Hondo y la calle Santo Domingo.

Plan B

A juicio del Alcalde, la propuesta municipal constituye el camino más expedito para resolver de forma permanente la exposición a nuevas inundaciones en Luchetti. No obstante, no es el único plan.

El ayuntamiento también ha solicitado ayuda del Fondo de Relocalización de Emergencia por Desastre federal. Este proceso burocrático, sin embargo, podría extenderse hasta el 2019, reconoció.

“Ese plan también tiene muchas más restricciones, porque serían fondos que administraría directamente HUD a nivel de Washington. Es por eso que preferimos, como alternativa uno, trabajar con el plan de fondos CDBG”, explicó el alcalde.

Torres Ortiz indicó además que aguarda por que el Cuerpo de Ingenieros concluya el estudio hidrológico que permitirá determinar el costo y la viabilidad de realizar obras que corrijan la vulnerabilidad a inundaciones de Lucchetti y la PR-2.

“Nuestro interés es saber a cuánto podría ascender un proyecto de mitigación que incluya la canalización del río Yauco, y cómo esto compara con un plan de expropiación y mitigación. Nos hemos estado moviendo con lo de la reubicación con fondos CDBG, pero esa área sigue siendo la entrada principal a nuestra Ciudad y se podría volver a impactar”, dijo en entrevista telefónica desde Washington, D.C.

Completado el dique

Por otra parte, precisó que el pasado mes de febrero el Cuerpo de Ingenieros completó la construcción de un dique provisional al norte de la urbanización Lucchetti, tras una inversión de $1.8 millones.

No obstante, reconoció que la obra es una solución temporera y que no resuelve los problemas de la comunidad.

“Eso no solventa la situación de la urbanización Lucchetti, de nuestro casco urbano y las partes bajas de nuestro pueblo”, admitió. “El dique protege que una futura inundación no discurra por la PR-127 y la PR-2 específicamente”.

A juicio del Alcalde, la propuesta municipal constituye el camino más expedito para resolver de forma permanente la exposición a nuevas inundaciones en Luchetti. No obstante, no es el único plan.