Yadier Molina al bate por la Go Gogo

En sus 11 años de carrera en Grandes Ligas ha conectado 96 cuadrangulares. Muchos vuelacercas en momentos oportunos y otros para remontar la ventaja del equipo contrario o asegurar la de los cardenales de San Luis.

Ha ganado bates de plata y guantes de oro, pero si hay un batazo que se le agradece en Ponce es el que conectó para la fundación de ayuda a pacientes de cáncer pediátrico Go Gogo.

Se trata de Yadier Molina. El mejor receptor de béisbol en el planeta.

Tanto él como su esposa Wanda conectaron sendos batazos a modo simbólico para dar comienzo a las obras de construcción de la Sala de Emergencias del Gogo Pedriatic Institute, situado en el número 291 de la calle Monterrey en la urbanización Industrial Reparada.

“Esto viene de hace cuatro años, cuando organicé mi fundación (Fundación 4) que es para ayudar a los niños y se me está dando”, comentó Molina, graduado de la escuela superior Ladislao Martínez de Vega Alta y firmado de inmediato en la cuarta ronda del sorteo de novatos del año 2000.

Mas en palabras de Ulises Clavell Fontánez, director ejecutivo de Gogo Foundation, la colaboración de Molina “es el comienzo de algo bien importante para nosotros”.

De hecho, Molina donó los fondos para la compra de una planta eléctrica y el acondicionador de aire que necesita la nueva sala de emergencias.

Contacto espontáneo

Durante su visita a GoGo, el estelar beisbolista compartió con niños y jóvenes pacientes que reciben servicios en el instituto pedriático.

Uno de ellos fue Jan Marcos Báez Batista, de 16 años de edad, quien se fue contento junto a su madre Selenia Batista, al recibir de regalo tres pelotas de béisbol firmadas por el astro de los Cardenales que ha seguido, no solo la tradición en su familia de “cátchers”, sino también de la solidaridad que impulsó Roberto Clemente al colaborar con causas humanitarias fuera del diamante de béisbol.

“Es algo bien grande recibir a un pelotero como él y poder compartir con él”, manifestó emocionado el adolescente mientras portaba los obsequios con la firma de Molina.

Báez Batista, un espigado joven paciente de Meduloblastoma, ha avanzado bastante en su recuperación al punto de que tanto su madre como Clavell Fontánez entienden que “si existen los milagros, Jean Marcos es uno”.

“De verdad que estamos muy agradecidos de su solidaridad”, comentó la madre de Báez Batista, a lo que el pelotero respondió “de hoy en adelante tienen un hermanito nuevo en mí”.

Durante su escala en Ponce, Molina también descorrió el sello que cubría una estrella con su nombre, colocada en el techo del Pasillo de la Fama del instituto.

En ese espacio otras celebridades que colaboran con la organización sin fines de lucro cuentan con las suyas y se exhiben mensajes escritos en las paredes por cada uno de ellos, como señal de su compromiso.

Yadier es hermano de Bengie Molina y José Molina, ambos receptores con largas carreras en las Grandes Ligas.

Entre los tres han conectado 279 cuadrangulares en las Grandes Ligas: José (39), Bengie (144) y Yadier (96). Sin embargo los cuadrangulares que conectan fuera del parque, como el de  Go Gogo Pedriatic Institute, tienen un valor mayor porque salvan vidas.

Go Gogo Foundation fue creada en el 2008 y ofrece diversos servicios vitales a pacientes pediátricos con cáncer, residentes del sur y oeste de Puerto Rico.

Ofrecen servicios con la colaboración del Banco de Sangre, San Jorge Children’s Hospital y el Hospital San Lucas.

10 de diciembre de 2014