WPAB: la onda amiga logra ocho décadas de historia y evolución

Como muchos de los que han laborado en WPAB, don Eliseo Borrero Luna coincide en que el éxito de esta octogenaria trayectoria radica en su estilo excepcional.

Foto archivo

Pocos medios de comunicación en el mundo han logrado semejante gesta, pero en Ponce prevalece uno de ellos.

WPAB 550, la emisora radial de más prominencia y credibilidad en el sur de Puerto Rico, se apresta a celebrar junto a la ciudadanía 80 años de cobertura ininterrumpida del acontecer noticioso del país.

La gesta, como puntualiza su propietario Alfonso “Tuto” Giménez Porrata, es el saldo de décadas de compromiso con la excelencia y el resultado inevitable del junte de carismáticas personas que a lo largo del tiempo han entregado a este proyecto lo mejor de sí.

Asegura además que semejante conquista es fruto de una visión que no ha cambiado. Como explicó Don Tuto, desde su nacimiento WPAB ha procurado ser diferente, para trascender en temas de impacto y, sobre todo, en la cobertura de los sucesos que han marcado la vida de miles de puertorriqueños. En especial, de los ponceños.

La tragedia de Mameyes, los asesinatos del Cerro Maravilla, las entrevistas desde el clandestinaje a Filiberto Ojeda Ríos, la ocupación de los residenciales públicos por parte de la Policía y hasta la histórica visita del Papa Juan Pablo II a la vecina isla de Cuba, todos llegaron en directo a los hogares de los puertorriqueños a través de las ondas radiales de WPAB y la voz de sus reporteros: muchos de los cuales hoy son figuras reconocidas que se forjaron en la escuela formativa esta emisora, ubicada desde el año 1958 en la Avenida Eduardo Ruberté de La Playa de Ponce.

Entre ellos, Luis Penchi, Vivien Mattei, Luis Varela, Maritza Cañizares, Néstor Figueroa Lugo, Reinaldo Millán, Wilo Clavell, José “Pepén” Fernández, Pedro Carlos Lugo, Ana María Rolón, Gerardo “Jerry” Meléndez, Joselyn Ortiz y Gary Gutiérrez, nombres que junto a personalidades como Rafy Vargas, Karina Zayas y Norma Colon Daleccio, entre muchos otros, han dado aliento al contenido noticioso de PAB.

En la actualidad, la voz oficial de la emisora descansa en el veterano periodista José Elías Torres, quien por los pasados 20 años ha timoneado la dirección noticiosa de la estación y junto a Alfonso Giménez Luchetti, miembro de la tercera generación de esta empresa familiar, desarrolla los innovadores proyectos de WPAB.

Innovación que se remonta a los inicios mismos de la emisora y que desde entonces permanecen en el ADN de la estación.

¿Uno de los más sobresalientes? Su revolucionaria incursión en el formato de la tertulia radial, lo que impulsó a esta emisora hasta convertirse en la predilecta de audiencia en los cuatro puntos cardinales del país.

Como recuerda Don Tuto, todo comenzó en el año 1978, cuando a petición de la locutora y artista plástica Janet Blasini incluyeron en la programación segmentos de tertulias; un conversatorio que pretendía informar y discutir temas variados, entre los que resaltaban los más importantes del día.

“En aquella época muchos tenían temor de hacer tertulias por el miedo de quedarse sin tema para hablar, pero recuerdo que a insistencias de Blasini decidimos hacerlas, y ahí se unió Juan Ricart y José Ramón Villalón, ambos profesores universitarios”, rememoró quien tras seis décadas de labor se resiste al retiro.

Otra legendaria figura que da fe del pulso innovador de WPAB es Eliseo Borrero Luna, quien a punto de cumplir los 101 años de vida (el próximo 15 de agosto) recuerda con impresionante claridad su incursión en la emisora, sus tertulias con el fundador del medio, Alfonso Giménez Aguayo; y la obsesión de este por la programación de excelencia.

Por ejemplo, explicó que al llegar a WPAB en el año 1940 se inició como narrador de radionovelas. “A mí me dio la oportunidad Giménez Aguayo y me pagaban 16 dólares semanales por la locución en novelas radiales, anuncios y luego noticias, convirtiéndome en uno de los locutores oficiales de la estación junto a Luis Antonio ‘Wito’ Morales”.

A partir de entonces, presenció cómo el patriarca de los Giménez desarrollaba espacios musicales, como el célebre Concierto del Aire con don Tomás Clavell, donde desfilaron figuras como Quique Lucca y el Conjunto Internacional, Felipe “La Voz” Rodríguez y Los Antares, y la orquesta de César Concepción, entre muchos otros.

Y como muchos de los que han laborado en WPAB, don Eliseo coincide en que el éxito de esta octogenaria trayectoria radica en su estilo excepcional, además de los cambios trascendentales aplicados a su forma de transmitir las noticias y eventos, sea uno político, una protesta social, juegos deportivos y hasta los famosos carnavales de la ciudad.

“Y seguimos haciendo historia”, puntualizó Don Tuto. “Hemos estado de la mano de la gente durante eventos de gran impacto, respondiendo a las necesidades de nuestros radioescuchas”, como demostraron durante el paso del huracán María, las réplicas de los terremotos en la zona sur y, más recientemente, la pandemia del Covid-19.

“Aunque no estamos recibiendo público por lo de la pandemia, nos hemos ajustado a un nuevo protocolo, pero seguimos haciendo nuestras entrevistas y llevándole la información a la gente”, destacó el visionario empresario, quien no descarta potenciar aún más la señal de transmisión de la emisora con el fin de retransmitir a toda la isla, sin interferencias y con mayor claridad.

Mas como antesala a la celebración oficial de los 80 años de WPAB, a efectuarse el próximo 14 de agosto, Don Tuto aprovechó para anunciar que ya coordina junto a una entidad ponceña el desarrollo de una sala-museo sobre el trasfondo histórico de WPAB, donde espera recrear con instrumentos, equipos y documentos la trayectoria de esta emblemática estación radial, puntual en la historia moderna de la Ciudad Señorial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.