Vulnerable a multimillonario descuadre el nuevo presupuesto

El presupuesto vuelve a sobreestimar los ingresos municipales para justificar gastos excesivos: una estrategia que durante la administración de la alcaldesa María Meléndez Altieri ha disparado a $44.7 millones el déficit operacional.

Foto Archivo

El presupuesto anual aprobado el pasado jueves mediante voto partidista en la Legislatura Municipal de Ponce podría exponer a otro multimillonario déficit las precarias arcas del ayuntamiento.

Esto al volver a sobreestimar los ingresos municipales para justificar gastos excesivos: una estrategia que durante la administración de la alcaldesa María Meléndez Altieri ha disparado a $44.7 millones el déficit operacional y a la cifra récord de $302.5 millones la deuda acumulada.

Asimismo, el descuadre en el presupuesto podría agravarse al no consignar suficientes reservas para el pago de las pensiones de empleados (PayGo) y las aportaciones municipales a la Reforma de Salud (ASES).

Aun así, el presupuesto fue aprobado sin enmiendas sustanciales casi 48 horas después de que La Perla del Sur revelara cómo incluye aumentos sustanciales para relaciones públicas (+$156 mil), contrataciones externas (+$435 mil) y el reclutamiento de empleados transitorios (+$868 mil), de cara al año electoral.

El borrador del nuevo presupuesto fue entregado a los legisladores municipales en la noche del 11 de junio -a menos de 24 horas del inicio de su discusión en la Asamblea- y tras cinco vistas en un periodo de ocho días, fue avalado el pasado jueves, 20 de junio, con el habitual voto incondicional de la mayoría novoprogresista.

“Fue una total falta de consideración. Un presupuesto tan grande y complejo como es el de Ponce, que tiene cerca de 200 páginas, nos lo dieron para estudiar de un día para otro, la noche antes”, reclamó el portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño, Justiniano Díaz Maldonado.

Sin salvaguarda

Entretanto, el exalcalde de Ponce, Francisco Zayas Seijo, calificó su aprobación como un acto “irresponsable” y advirtió que el presupuesto municipal, según presentado, puede propiciar una insuficiencia de entre $10 millones a $15 millones.

“Estamos hablando de una situación que podría ser absolutamente desastrosa para el municipio”, puntualizó el también expresidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes.

Zayas Seijo enfatizó lo riesgoso de no establecer una reserva para los pagos al PayGo y ASES, en caso de que la Junta de Control Fiscal (JCF) revierta la recién aprobada Ley 29, con la cual el gobernador Ricardo Rosselló ha pretendido que se exima a los municipios de esa obligación, a partir del 1 de julio.

Esta ley, firmada a toda prisa el pasado 17 de mayo, fue condenada públicamente por la presidenta de la JCF, Natalie Jaresko, por ser “significativamente inconsistente con el Plan Fiscal” y potenciar un descuadre multimillonario en el presupuesto gubernamental, por lo que pondera acudir a los tribunales para evitar su ejecución.

El PayGo es un cargo impuesto desde el 1ro. de julio de 2017 por la JCF, para evitar que las alcaldías y agencias de gobierno sigan incumpliendo con las aportaciones al retiro de sus empleados. Tras su implementación, el Gobierno Central asumió el pago de los beneficios de los pensionados, a cambio de que los ayuntamientos y agencias reembolsen el dinero al Departamento de Hacienda, mediante un abono mensual.

En el caso de Ponce, el PayGo requiere un pago anual de $7.4 millones. Entretanto, la aportación del ayuntamiento a ASES es cercana a los $9.9 millones anuales.

Hasta el pasado mes de mayo, la administración de Meléndez Altieri arrastraba una deuda de $9.8 millones por concepto de PayGo, correspondiente a los años fiscales 2017-18 y 2018-19.

“El Municipio se está jugando que la Junta no le de para atrás a la Ley 29. Si lo hace, la administración se va a fastidiar, porque ya hicieron un presupuesto que no contempla eso. Están jugando con un descuadre de al menos seis o siete millones de dólares neto, en esto nada más”, continuó.

“Y si viran la ley, verás a la alcaldesa tirar las manos arriba, cantarse víctima y gritar que el descuadre es culpa de la Junta”, añadió Zayas Seijo.

Inflan el IVU, las multas y hasta las vacunas

El descuadre contable, sin embargo, no se limita a la exclusión de las aportaciones municipales a Retiro y la tarjeta de salud del gobierno, ya que incluye proyecciones de ingreso irreales en varias partidas.

A modo de ejemplo, la administración municipal alega que durante el próximo año fiscal tendrá un ingreso de $1.9 millones por concepto de “Disposición de Desperdicios”, aunque en los diez meses del vigente año fiscal solo ha devengado menos de la mitad de esa suma: $755 mil.

Entretanto, en la partida de Emergencias Médicas, la administración proyecta un ingreso de $936 mil, aun cuando al 30 de abril de este año su ingreso real rozaba los $399 mil.

La alcaldesa además pronostica un ingreso de $900 mil por concepto de “multas y confiscaciones”, aun cuando a dos meses de que concluya el año fiscal vigente la alcaldía ha generado $489 mil de estas partidas.

En el caso del Programa de Vacunas, el ayuntamiento también contempla un ingreso de $180 mil, cuando hasta el pasado 30 de abril el recaudo alcanzó los $129 mil.

De igual modo, en ingresos por el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU), la administración espera sobre $14.1 millones, aunque hasta el pasado 30 de abril generó $11.8 millones.

“Este presupuesto, sin incluir lo que pase con la Ley 29 (PayGo y ASES), tiene entre cuatro a cinco millones de dólares de déficit”, estimó Zayas Seijo. “La diferencia es que antes Mayita (Meléndez Altieri) iba al banco y cogía un préstamo de $15 millones para cuadrar el presupuesto y ya no puede hacer eso”.

Pronósticos inciertos

Por otro lado, Díaz Maldonado levantó banderas con otra proyección de ingresos: $3.5 millones por arbitrios de construcción.

Según explicó, en el nuevo presupuesto la mayoría de esos ingresos es atribuida a dos proyectos que, si se combinan, significan una inversión privada cercana a los $60 millones.

Uno de ellos consiste en mejoras a la Pontificia Universidad Católica en Ponce y el otro a un complejo para personas de edad avanzada denominado Village Senior Living at Alhambra.

Por ambos, el ayuntamiento proyecta un ingreso global de $3 millones en arbitrios de construcción. Sin embargo, su construcción aún no ha sido definida y cualquier retraso podría significar otra insuficiencia en ingresos para el nuevo año fiscal, advirtió Zayas Seijo.

La sobreestimación de ingresos para justificar gastos excesivos no es una práctica novel en la administración de Meléndez Altieri, como han reseñado durante años La Perla del Sur e informes de la Oficina del Contralor.

Incluso, han sido advertidas en los estados financieros auditados (Single Audits) preparados para la alcaldía por la firma contable López-Vega CPA.

No obstante, el hábito continúa. “Hay muchas irregularidades en este presupuesto. Esta completamente sobreestimado”, insistió Díaz Maldonado.

“He analizado seis presupuestos en el tiempo que he estado en la Legislatura Municipal, pero nunca había visto que se infle el presupuesto de la forma tan descarada como lo han hecho ahora. Antes lo escondían más, pero ahora lo hacen abiertamente”, expresó.

El exalcalde Francisco Zayas Seijo calificó su aprobación como un acto “irresponsable” y advirtió que el presupuesto municipal, según presentado, puede propiciar una insuficiencia de entre $10 millones a $15 millones. (Foto archivo)