Unos 400 equinos competirán en Mundial de Caballos de Paso Fino en Puerto Rico

Foto suministrada

SAN JUAN – Equinos de entre 31 y 35 meses procedentes desde Ecuador hasta Estados Unidos, pasando por Panamá, podrán desplegar toda su belleza, galope y crines entre los próximos 3 al 17 de noviembre en el XIV Mundial de Caballos de Paso Fino en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan, un espectáculo poco conocido en la isla.

El comerciante puertorriqueño Ventura Sánchez, organizador del evento y presidente de la Confederación Mundial de Criadores de Caballos de Paso (Confepaso), dijo a EFE que los países competidores de este año son de Colombia, Panamá, República Dominicana, Venezuela, Ecuador, Estados Unidos, Aruba, Curazao y Puerto Rico.

“Los mismos montadores dicen que la pista más difícil es la de Puerto Rico por su exigencia”, resaltó Sánchez.

De esos 400 equinos que se esperan que compitan, la mitad son locales.

La competencia se disputará en las modalidades de paso fino, trocha colombiana, trocha y galope colombiano, trote y galope colombiano.

Sánchez detalló que en la modalidad de la trocha colombiana, los equinos caminan de manera diagonal y con una pata al aire, mientras que en la trocha-galope colombiano, el concursante tiene que ubicar dos patas al aire al mismo tiempo.

“La evaluación de los jueces dependerá de si el equino esté a paso del que debe dar el caballo en su categoría”, dijo Sánchez.

Es esencial que en dicha marcha o paso del caballo, a través de la ejecución de sus cuatro patas, mantenga su loma y anca (parte posterior del cuerpo de las caballerías) en una línea constante que no se interrumpa con alzas o bajas y que provee por tanto, una gran comodidad al jinete.

La gracia y el arte con que marchan los caballos, junto a su porte, orejas atentas y su cola estirada, son atributos esenciales de estos animales al caminar.

La docilidad del animal, además, cuenta mucho, pues si sale de ritmo durante la marcha o al partir, le resta méritos.

Por su parte, el historiador, criador de caballos de paso fino y juez del evento por Puerto Rico, el puertorriqueño David Lang, contó a EFE que los primeros equinos que llegaron a la isla fue por el noroeste, durante el segundo viaje del navegante Cristóbal Colón, después haberlos introducido en La Española diez años antes.

Tras su entrada oficial a la isla, estos caballos comenzaron a diseminarse y “a producirse en manadas”, relató.

En principio, estos caballos, según Lang, eran utilizados para diversos trabajos, entre ellos, en las centrales azucareras y hacendados en los municipios de San Germán, Mayagüez, Guayama, Manatí y Bayamón.

No fue hasta el año 1844 cuando el periódico La Gaceta publicó el término “caballos de paso fino” para denominar a estos equinos, aunque se desconoce con exactitud quién lo llamó así, si los hacendados o los propios montadores.

De lo que sí Lang dijo estar seguro es que la palabra es totalmente puertorriqueña y que el concepto ya es uno globalizado.

Lang detalló que el denominar los caballos “con un paso fino” es porque es “más selectivo” que los demás equinos, por lo que los llevaban a exhibir en las ferias agropecuarias.

Afirmó además que el caballo puertorriqueño es diferente a los de otros países, aunque todos tienen el tronco común, de la conquista, que se diseminó en toda América.

“Hay un aislamiento que te diría que se extiende a 500 años. El caballo puede parecerse, pero no son iguales en color ni por temperamento”, agregó.

Sánchez, a su vez, indicó que en Puerto Rico se celebran entre dos o tres eventos de caballos de paso fino mensual.

“Los caballos de paso nacen con el paso natural, aunque también depende de cada animal. Algunos se demoran o demuestran su habilidad más rápido que otros. Usualmente a los 24 meses es que se empiezan a domar”, sostuvo Sánchez.

El organizador, a su vez, informó que los equinos de otros países los traen en aviones de carga.

Sánchez explicó además que Confepaso organiza este evento cada dos años, intercambiándose el Mundial de Equitación con el de Paso Fino.

El Mundial de Paso Fino se ha llevado a cabo en Puerto Rico en cuatro ocasiones adicionales: 1984, 1995, 2005 y 2011.

De igual manera, en el 2016 Puerto Rico organizó el Mundial de Equitación, campeonato especial de jinetes.

Sánchez destacó además que para el Mundial de este año, la misma contará con la participación de la yegua puertorriqueña Lunita Del Milagro, que ganó la cita mundialista en el 2015.

Dicha potranca no pudo defender su título en el 2017 en Colombia, debido al paso del huracán María por la isla.

El evento también celebrará el Gran Campeonato de Yeguas y el Gran Campeonato de Caballos, entre otras premiaciones.

Sánchez especificó que en Colombia, los equinos que participan de estas competencias mundialistas tienen entre 36 y 48 meses, pero en países más pequeños, como Puerto Rico, se incluyen equinos de entre 31 y 35 meses.