Universidad de Puerto Rico anuncia cancelación de clases presenciales

Profesores prepararán la transición de sus cursos presenciales a métodos asistidos por tecnologías en línea

Foto: luis_e_carranza / Visualhunt

SAN JUAN – El presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), doctor Jorge Haddock, decretó la cancelación de clases presenciales del 16 al 23 de marzo de 2020 debido al riesgo que representa el coronavirus (COVID-19) en este momento, y luego que el Gobierno de Puerto Rico anunciara que mantiene 17 casos sospechosos bajo vigilancia.

El presidente explicó en comunicación escrita que durante este periodo los profesores prepararán la transición de sus cursos presenciales a métodos asistidos por tecnologías en línea.

“Cada recinto y unidad deberá realizar las pruebas correspondientes, completar la capacitación de docentes sobre el uso de las plataformas institucionales y desarrollar materiales educativos y de apoyo para los estudiantes. Nuestro compromiso es que todo estudiante pueda completar el semestre académico y proteger a nuestra comunidad universitaria”, sostuvo el doctor Haddock.

Los cursos que actualmente se ofrecen en la modalidad a distancia continuarán según establecido en el calendario académico del recinto o unidad.

Asimismo, los cursos clínicos del Recinto de Ciencias Médicas se continuarán impartiendo de manera regular, siguiendo los protocolos establecidos en los hospitales.

Por su parte, el personal administrativo continuará labores y durante este periodo realizará los preparativos y gestiones que viabilicen la continuidad de las operaciones de forma remota.

“Las oficinas de Recursos Humanos impartirán instrucciones específicas para mantener un ambiente seguro y prevenir cualquier contagio, conforme al protocolo establecido”, puntualizó el presidente en comunicación escrita a todos los rectores.

Al transcurrir esta semana, se impartirán instrucciones sobre los mecanismos y procedimientos para continuar el ofrecimiento académico del semestre.

La Organización Mundial de la Salud declaró el COVID-19 como una pandemia. La cifra de casos reportados ha provocado la cancelación de actividades multitudinarias y la suspensión de clases en varias jurisdicciones.