Unidos por la vecindad: fundidos por el Festival Toñín Romero

A 40 años de su primera edición, los vecinos de Valle Alto mantienen el mismo inquebrantable propósito de fomentar la unidad de su comunidad y mantener vivas las tradiciones que irrevocablemente unen a todo puertorriqueño.

Foto suministrada

Todo comenzó décadas atrás con una idea entre amigos, a quienes les gustaba jugar sóftbol, compartir en un ambiente fraternal y escuchar trova puertorriqueña.

Hoy, 40 años después, mantienen el mismo inquebrantable propósito de fomentar la unidad de su comunidad y mantener vivas las tradiciones que irrevocablemente unen a todo puertorriqueño, como su música y sus compositores.

Por eso, lejos de cansarse o agotarse, cada año los miembros del Club Recreativo Cultural Valle Alto esperan con ansias el estreno de diciembre para cargar sus baterías de optimismo y celebrar unidos el proyecto más exitoso de su comunidad: el consagrado Festival Nacional Toñín Romero.

“Siempre que jugábamos sóftbol, nos sentábamos en la entrada de la urbanización con un asador para compartir y escuchar música de Toñín Romero. Entonces dijimos ‘y ¿si hacemos un festival y se lo dedicamos?’ Desde entonces, desde el 1978, hemos realizado esta fiesta de pueblo por 40 años consecutivos”, explicó Pascual García, presidente del Club Recreativo Valle Alto, al tiempo que trabajaba en los preparativos de la edición 41 de esta fiesta popular.

Para lograrlo, a lo largo del año la organización sin fines de lucro impulsa propuestas que les permitan recibir fondos para el desarrollo de esta actividad y, a juzgar por los resultados, nunca les ha faltado voluntad ni éxito.

De hecho, hasta boricuas que residen en los Estados Unidos se comunican cada año, ya sea con los organizadores o con la Oficina de Desarrollo Cultural de Ponce, para confirmar las fechas de próximas ediciones, de modo que puedan asistir al festival que reúne a miles de personas a lo largo de un fin de semana.

“Quedamos 11 residentes de los que comenzamos a desarrollar este festival, ya que algunos han fallecido, pero seguimos reclutando nuevos socios del Club, invitamos a los nuevos residentes y a otros para que se integren en el Comité de modo que continúe la fiesta”, agregó el presidente. “No queremos que se pierda esta tradición cultural” insistió.

Banquete musical

La nueva edición se llevará a cabo desde este viernes, 30 de noviembre, hasta el domingo, 2 de diciembre, en su sede permanente, el Parque de pelota de la Urbanización Valle Alto de Ponce.

“Este parque se va a convertir en un Teatro Gigante, colocamos más de 500 sillas, una tarima en el mismo medio del campo y le permitimos a entidades sin fines de lucro, como organizaciones religiosas o educativas, establecer quioscos de comida típica para el deleite de los asistentes”, destacó por otra parte Juan Torres, otro activo miembro del Club.

El festival que reúne a los mejores compositores y trovadores de música típica será dedicado este año al trovador José A. Reyes Díaz y a uno de los más prolíficos compositores de música navideña patria, el mimado Herminio de Jesús, quien -de paso- tendrá el honor de clausurar el evento musical este domingo, a partir de las 9:30 de la noche.

Pero antes, una constelación de estrellas subirá a la tarima del festival para deleitar a todos con sus espectáculos y recordarnos que al fin ha retornado la Navidad boricua.

Entre ellos resaltan el Conjunto Senderos de Cultura, quienes abrirán la celebración cultural este viernes, a partir de las 7:45 de la noche, justo después de los Actos Oficiales de Bienvenida.

El programa continuará a las 9:00 de la noche con la presentación de Rafael Romero Rosario y su Grupo Típico, seguido a las 10:30 por el concierto de otro mimado intérprete puertorriqueño, Hermes Croatto.

El sábado, el banquete cultural continuará a las 7:30 de la noche con el romántico Trío Calaní y otro festín de trovas con Kike Verdecía y su Armonía Cultural. También a las 9:00 de la noche se efectuará el merecido homenaje a Reyes Díaz y el aplaudido Encuentro de Trovadores. Este año con la participación especial de don José, Ricardo Rivera y Víctor González.

La velada final comenzará a las 6:00 de la tarde del domingo con el esperado Encuentro de Niños Trovadores, el espectáculo del Conjunto Sabor Tropical a las 7:30 de la noche y la entrega del honroso Premio Toñín Romero a Herminio de Jesús, a partir de las 9:00.

De la montaña

Juan Antonio Romero Muñiz, mejor conocido como Toñín Romero, fue trovador e inagotable compositor jayuyano. Ganó popularidad a partir del año 1937, tras la inauguración de la primera radioemisora ponceña WPRP 910 AM.

Desde entonces, se le bautizó como el “Cantor del Campo y del Pueblo”.

Algunas de sus obras musicales cobraron vida en las voces de Ismael Rivera, Odilio González, Marco Antonio Muñiz y Cheo García de la Billo’s Caracas Boys.

En su honor, el Club Recreativo Valle Alto se ha comprometido a rendir tributo a los hombres y mujeres que siguen sus pasos y han dado lustre a la música típica boricua.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.