Se aleja la fecha de apertura para el Anillo de Circunvalación en Ponce

Si las tareas de la primera fase terminan en febrero próximo, la obra concluirá con 26 meses de retraso. El costo del proyecto que debió completarse en diciembre de 2015 además se elevaría de $38.5 millones a $41.7 millones.

Foto: Florentino Velázquez

PONCE- Los dos proyectos en curso que completarán el Anillo de Circunvalación Norte (PR-9) de Ponce experimentan nuevos contratiempos, por lo que sus fechas de entrega se retrasarán hasta el 2018.

Aun cuando el 92 por ciento del tramo que comunicará la PR-132 con la PR-123 ya ha sido completado, no será hasta febrero del próximo año que podría ser abierto al tráfico, reconoció la directora regional de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) en el Sur y Este, Marilyn Rodríguez Díaz.

Según explicó a La Perla del Sur, el nuevo restraso responde a tres deslizamientos de terreno.

“Se colocaron unos inclinómetros y se están haciendo unas pruebas de suelo para tener una solución final de cómo se van a arreglar estos deslizamientos”, declaró Rodríguez Díaz.

Previamente, las obras se habían detenido por una disputa interagencial con la Autoridad de Energía Eléctrica, entidad que debía relocalizar dos torres de alto voltaje ubicadas en la ruta. Este crucial ajuste no se había contemplado.

Por su parte, el ingeniero a cargo del proyecto, Julio Báez Romeo, destacó que “el elevado sobre la PR-123 está casi completo. Faltan unas secciones de loza del puente. Eso se va a estar tirando y se debe completar en un mes”.

“Luego de eso restarían barreras y un muro de sonido que da para la urbanización Las Delicias. El puente que está más cerca de los deslizamientos ya está a un 100 por ciento completado”, añadió.

Si las tareas de esta sección terminan en febrero próximo, la obra concluirá con 26 meses de retraso. El costo del proyecto que debió completarse en diciembre de 2015 además se elevaría de $38.5 millones a $41.7 millones.

A mitad el último tramo

Por otra parte, la directora regional de la ACT reconoció que las tareas en el tercer y último tramo de la PR-9 -que conectará la PR-123 con la Avenida Las Américas y Baramaya- también se han retrasado, por lo que la obra no estará lista hasta agosto de 2018.

La fase originada en verano de 2015 debió extenderse por 30 meses. Sin embago, a este momento solo el 50 por ciento del proyecto ha sido completado.

La etapa de $45.7 millones -costeada en su mayoría con fondos federales- impacta 1.62 kilómetros y cruzará zonas de servidumbre de la urbanización Jardines del Caribe.

La obra incluye la construcción de tres puentes, incluyendo uno sobre el río Pastillo, un muro contra sonidos, sistemas de drenaje, rampas de acceso y la reubicación de utilidades eléctricas.

“Han surgido trabajos adicionales no contemplados que no estaban en el diseño. Son situaciones que se han ido atendiendo”, dijo Rodríguez Díaz, al explicar que se trata de la reparación de vigas que sufrieron daños menores en el proceso de transporte.

“Ahora mismo se está trabajando con los puentes”, explicó por su parte la ingeniera Ana Sofía Jiménez Fernandini. “Ya prácticamente se han construido las pilastras y estribos y estamos en la construcción de los diafragmas”.

Para noviembre la repavimentación

Entretanto, Rodríguez Díaz adelantó que las obras de escarificación, repavimentación e instalación de equipos de seguridad en un tramo de ocho millas de la PR-10, entre los kilómetros 1.83 y 14.9, deben terminar en el mes de noviembre.

Las mejoras que se realizan a un costo de $7.2 millones con fondos federales, cubren desde el desvío a la PR-52 (Letras de Ponce) hasta el sector Pastillo Tibes.

Las mejoras iniciaron en agosto de 2016, tras años de denuncias y reclamos públicos por el mal estado de la vía.

“Los trabajos que estaban en el contrato original ya se completaron, pero se le añadieron mejoras con asfalto a varias rampas, incluyendo las que dan acceso a la PR-52 y a la PR-505 que va hacia Tibes”, dijo Rodríguez Díaz. “También se añadió asfalto en el cruce de Glenview, hacía la urbanización Santa Teresita”.

A subasta nuevas mejoras

La titular regional de la ACT además adelantó que en las próximas semanas saldrá a subasta el segundo proyecto de mejoras a la PR-10, con una inversión que supera los $12.3 millones.

La obra incluirá la rehabilitación de la vía entre los kilómetros 20.17 en Ponce y 29.8 en Adjuntas, y mejoras de seguridad entre el Aeropuerto Mercedita (km. 0) y el municipio de Adjuntas (km. 29.8).

De no surgir contratiempos adicionales, esta fase comenzará entre “octubre y noviembre” de este año y se extendería por un periodo de 12 meses.

Mejoras en puentes de la PR-52

Por último, tras cuatro años en el limbo, la ACT espera retomar el olvidado proyecto de rehabilitación de puentes y salidas en la PR-52, entre las “Letras de Ponce” y la estación de peaje.

Según la ingeniera Adamaris Santiago Torres, este proyecto fue subastado con un presupuesto de sobre $20 millones de fondos federales hace cuatro años, pero tuvo que ser suspendido por problemas con el contratista.

No obstante, resuelto el asunto judicial, Santiago Torres adelantó que la obra debe ir nuevamente a subasta en los próximos meses, con la expectativa de que inicien las mejoras antes de concluir el año en curso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.