¿Un cachorro en la familia? Tome nota para una relación saludable

Desde el primer día que su cachorro llega a la casa, las reglas deben ser claras. Si de adulto no lo quiere durmiendo en su cama o el sofá, no se lo permitas de cachorro.

Foto suministrada

Todas las relaciones tienen su propio manual de instrucciones y la del humano con su perro no es la excepción.

No soy psicóloga, pero he entrenado perros por más de 25 años y he visto cómo la ilusión de tener un cachorro es muy distinta a la realidad, cuando llega ese adorable cachorro al hogar.

Tener una relación saludable con su can va a depender de muchos factores, entre ellos:

  • El tiempo que tenga para dedicarle
  • El apoyo que tenga de amistades y familiares
  • Sus expectativas y entendimiento de las etapas del perro
  • La disciplina que tenga para criar a ese cachorro

Hay que recordar que los cachorros llegan a este mundo con su propio instinto y su genética. En su estado natural, ladran para comunicarse, hacen sus necesidades cuando sientan el deseo y, al no tener manos, muerden cuando quieren agarrar algo.

A esto, añádele los instintos que trae cada raza genéticamente.

Como humanos, esperamos que ese ser salvaje de naturaleza, se adapte a nuestra vida y nuestras reglas en las primeras semanas de haber llegado a nuestros hogares.

A continuación cinco claves para tener una relación saludable con su cachorro:

  • Busque información. Recomiendo que leas libros de entrenamiento, vea vídeos y hable con diferentes entrenadores de perros. También contacte a amistades que hayan tenido perros y cree un grupo de apoyo donde puedan compartir consejos.
  • Las reglas claras. Desde el primer día que su cachorro llega a la casa, las reglas deben ser claras. Si de adulto no lo quiere durmiendo en su cama o el sofá, no se lo permitas de cachorro. Los perros son animales de costumbre y son muy persistentes. Una vez se acostumbren a una rutina, toma tiempo y trabajo romperla.
  • Cree una rutina. Una de las situaciones que más frustra a los guardianes nuevos es la rutina de hacer sus necesidades en un lugar específico. Para esto es importante que se levante temprano todos los días (5:00 – 6:00 am) y lo lleve a hacer sus necesidades en donde interesa.

Este tema puede ser un artículo por sí solo, pero, debo aclarar, que a partir de los tres meses es cuando los cachorros tienen la capacidad de aguantar las ganas de ir al baño y que los cachorros hacen sus necesidades después de cada acción en su vida. Así que, sáquelo al baño a cada hora y cada vez que se levante, después de jugar, después de comer. Hasta que vea que es consistente.

  • Enséñele un truco nuevo todas las semanas. ¡A los perros les encanta aprender! Además, el entrenamiento crea una relación especial entre el perro y el humano. Haga una lista de los trucos que le gustaría que su perro aprenda y todas las semanas enfóquese en enseñarle uno nuevo.
  • Acostúmbrelo a su jaula. La jaula para los perros no es otra cosa que un espacio en donde pueden sentirse seguros y donde pueden descansar sin que otros animales o personas lo molesten.

En su estado natural, los animales buscan meterse en cuevas o debajo de carros para sentirse protegidos. No propongo que encierre a su perro en una jaula por horas y horas. Si acostumbra a su perro a usar la jaula desde joven, en el momento en que lo tenga que llevar al grooming, al veterinario o lo tenga que dejar en el hotel de perros, su jaula va a ser el lugar en donde más seguro se va a sentir en ese nuevo ambiente.

Además, evitará que se meta en problemas y puede acelerar el proceso de entrenamiento para ir al baño.

(La autora es entrenadora de perros en Lucky Pet. Para orientación adicional puede llamar al Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico, al 787-249-5304)

Hay que recordar que los cachorros llegan a este mundo con su propio instinto y su genética. En su estado natural, ladran para comunicarse, hacen sus necesidades cuando sientan el deseo y, al no tener manos, muerden cuando quieren agarrar algo. (Foto suministrada)