Tras los pasos de Sor Isolina

En recordación a su extraordinario legado humano, los centros que hoy llevan su nombre invitan nuevamente al país a someter candidatos para el Premio a la Excelencia del Servicio al Prójimo Sor Isolina Ferré.

Foto archivo

Nació en el seno de una de las familias más acaudaladas del país, pero optó por dejarlo todo y dedicarse a la vida religiosa.

Sor Isolina Ferré Aguayo, incluso, tenía 54 años de edad cuando adoptó uno de los retos más intensos de su vida: crear un proyecto de impacto social que permitiera a familias y jóvenes de La Playa de Ponce alcanzar su máxima plenitud.

En recordación a su extraordinario legado humano, los centros que hoy llevan su nombre invitan nuevamente al país a someter candidatos para el Premio a la Excelencia del Servicio al Prójimo Sor Isolina Ferré.

Las nominaciones para la edición del 2017 se extenderán hasta el 11 de agosto y están abiertas a cualquier persona o entidad que esté impulsando cambios positivos en los ámbitos de educación, prevención, cultura, salud y desarrollo comunitario.

Entre otros criterios, los candidatos deben haberse destacado por su servicio voluntario y desinteresado a otros, y ofrecido o creado servicios para prevenir problemas sociales como el maltrato de menores, delincuencia, uso de drogas y alcohol, violencia doméstica, deserción escolar y desempleo, entre otros.

La evaluación y selección de los premiados se llevará a cabo por un comité independiente nombrado por los Centros Sor Isolina Ferré y el formulario de nominación puede ser solicitado a través del 787-842-2000, extensión 1103. También está disponible en www.csifpr.org.

Los reconocimientos se entregarán en una Sesión Especial de la Cámara de Representantes a celebrarse durante el próximo mes de septiembre.

Desde el 4 de enero de 2002, 84 personas han sido galardonadas con el Premio a la Excelencia del Servicio al Prójimo Sor Isolina Ferré.

Los Centros Sor Isolina Ferré son una institución sin fines de lucro que promueve el desarrollo integral del ser humano con justicia, dignidad, respeto y amor.

La organización se vale de la intercesión, la capacitación, la tecnología y la autogestión para brindar servicios directos a más de 37,006 personas de todas las edades: desde niños y adolescentes hasta adultos y personas de mayor edad.

Los centros ofrecen programas correctivos y de prevención, desarrollo humano y desarrollo comunitario que brindan soluciones para enfrentar problemas como la deserción escolar, la violencia y el desempleo y la crisis económica.

Los diferentes programas y servicios se ofrecen en 22 municipios, incluyendo la región de Ponce, diversos sectores de Guayama, San Juan y Canóvanas, así como otros pueblos de la isla.