Toque de queda: “No están tomando esto con la seriedad que deberían”

El comandante auxiliar José Rivera Torres recalcó que el decreto gubernamental de cuarentena no se está cumpliendo a cabalidad, por lo que recomendó que se impongan medidas más estrictas. Entre otras, multas directas.

Foto Archivo

El llamado urgente a resguardarse en viviendas y la declaración oficial de un toque de queda no han sido suficientes para frenar el tránsito de puertorriqueños en las vías públicas, ni para contener la potencial propagación del virus COVID-19 en el país, aseguró el comandante auxiliar de la Policía de Puerto Rico en el Área de Ponce, José I. Rivera Torres.

“No todos han tomado en serio el toque de queda y (eso) es algo preocupante”, planteó el alto oficial en entrevista con La Perla del Sur.

- Publicidad -

El toque de queda, instaurado en la noche del domingo, 15 de marzo por la gobernadora Wanda Vázquez Garced, ordena a la ciudadanía que permanezca en sus hogares entre las 9:00 de la noche y las 5:00 de la madrugada. Asimismo, obliga al cierre de entidades públicas y privadas en horario diurno, a menos que estén relacionadas a servicios esenciales.

Sin embargo, Rivera Torres recalcó que el decreto gubernamental de cuarentena no se está cumpliendo a cabalidad, por lo que recomendó que se impongan medidas más estrictas.

Entre otras, multas directas.

“Yo entiendo que si el toque de queda va unido a una intervención vehicular con un boleto de falta administrativa, pudiera ser más efectivo”, opinó. “Es mi forma personal de pensar”.

Según expuso, una violación al toque de queda conlleva actualmente una citación al tribunal: foro que tiene la discreción de fijar hasta seis meses de cárcel y/o una multa de hasta $5 mil. Los arrestos, añadió, ocurren cuando el intervenido obstruye la labor de la Policía al negarse a colaborar o brindar sus datos.

No obstante, Rivera Torres expresó que el mecanismo de citación al tribunal no siempre resulta en penalidades.

“Ahora mismo los compañeros están interviniendo, pero tengo que ser honesto, no a todos los compañeros les gusta citar al tribunal. Por lo menos este servidor tiene la experiencia -por casos anteriores- que cuando el Policía interviene, cita y lleva al tribunal, hay veces que en el tribunal no tiene las consecuencias esperadas”, afirmó.

“En este tipo de emergencia, si el toque de queda va unido a un efecto inmediato de multa a la licencia de conducir, la cosa cambia”, opinó.

“Aquel conductor que no justifique estar en la calle a cierta hora del toque de queda, que esté por ahí el sábado y el domingo parrandeando, vamos a darle un boleto de mil pesos, a ver si al otro día regresa a la calle”, sugirió.

Hasta el pasado martes en la mañana, la Policía había radicado 482 denuncias y 275 arrestos por violar el toque de queda, según datos provistos por La Fortaleza. De ese volumen, 20 denuncias y cuatro arrestos se produjeron en la región policíaca de Ponce.

Oídos sordos

Aun así, Rivera Torres declaró que los 200 agentes activados por la Comandancia de Ponce en turnos de 12 horas siguen interviniendo con personas en áreas recreativas de la región, como parques, playas y ríos.

“Ya estamos en el mes de marzo y las calores están empezando”, reconoció.

En Yauco, en número de efectivos activos supera los 70, mientras que en Juana Díaz fluctúa entre 45 y 60. No obstante, admitió que en pueblos cercanos como Peñuelas, Guayanilla, Villalba y Santa Isabel el personal podría ser insuficiente.

“Es de conocimiento general que no tenemos los policías suficientes. Una de las razones por las que se convierte en dos turnos de trabajo es para maximizar a la Policía”, sostuvo.

Sin embargo, Rivera Torres estipuló que la forma más efectiva de atajar el problema que ha motivado esta nueva movilización de agentes se centra en la conciencia ciudadana.

“Estamos viviendo momentos difíciles. Si buscamos noticias de otros países, miles de personas están dando positivo a este virus y cientos están falleciendo. Esto es algo serio y bien preocupante. El ciudadano tiene que coger conciencia y todos tenemos que poner nuestro granito de arena para controlar esto”, puntualizó.