¿Tendrá fiesta? ¡Que sea divertida y segura!

Ponga a disposición de los invitados varios tipos de comestibles que hagan más lenta la absorción del alcohol e insista en el consumo de estas delicias para que los invitados se llenen con alimentos y no con licor.

Foto suministrada

Si está planificando u organizando un evento social para los festejos de Navidad, es importante prestar atención a numerosos detalles, entre ellos, la seguridad ante el consumo de alcohol.

A continuación, claves que debe considerar:

Ofrezca alternativas

Si la única opción disponible son las bebidas alcohólicas, los invitados serán más propensos a sobrepasarse.

Disponga de una amplia variedad de ofertas sin alcohol, como refrescos, jugos, agua y café. Incluso, puede imitar el sabor de las bebidas alcohólicas mezcladas ofreciendo cocteles falsos (mocktails).

Encárguese de la barra

No deje que los invitados se sirvan la bebida a sus anchas, pues así no podría saber cuánto están consumiendo.

Esté al tanto de cuándo alguien pueda haber bebido demasiado. Estar a cargo del bar equivale a que usted podrá variar la proporción de alcohol a mezclar, y decirles a los invitados que ha llegado el momento de hacer una pausa en el alcohol.

Y, por supuesto, manténgase sobrio. Esto garantizará que tomará las decisiones de seguridad con la cabeza clara.

Tenga comestibles a mano

Beber con el estómago vacío acelera los efectos del alcohol.

Ponga a disposición de los invitados varios tipos de comestibles que hagan más lenta la absorción del alcohol e insista en el consumo de estas delicias para que los invitados se llenen con alimentos y no con alcohol.

La hora del “cierre”

Trate de derivar el énfasis en el alcohol suspendiendo el suministro de bebidas una hora o dos antes de que los invitados comiencen a marcharse.

Sirva una merienda, postre y café o asopao para darles tiempo a alcanzar el estado de sobriedad. Sin embargo, recuerde que el café no contrarresta los efectos del alcohol.

Evalúe a sus invitados

Antes de marcharse, evalúe personalmente a sus invitados para garantizar que pueden irse a casa por su cuenta. Si tiene alguna duda, aunque sea ligera, de que alguien pudiera estar incapacitado de conducir, coordine que alguna persona lo transporte a su domicilio, ya sea un invitado sobrio o usted mismo.

Puede evitar las confrontaciones pidiéndoles a los invitados las llaves de sus vehículos en cuanto lleguen a la fiesta, para poder retenerlas en caso de que alguno de ellos esté demasiado ebrio para conducir cuando se termine la fiesta.

Recompense a los conductores designados

Con frecuencia resulta difícil no beber cuando los demás lo hacen. Prepare regalos especiales para los conductores designados y demuestre su aprecio.