La deuda a largo plazo