Supuesta hija secuestrada narra cómo su padre fue víctima de fraude telefónico

El sexagenario yaucano -que padece de condiciones cardiacas- corrió al banco para sacar el dinero que el sujeto le exigió mediante una llamada.

(Foto archivo)

YAUCO – Don Herbert Rodríguez Lugo, de 68 años soltó el teléfono y corrió a un banco en Yauco para sacar el dinero que un sujeto le exigió entregarle mediante una inescrupulosa llamada, que puso a temblar hoy a toda su familia.

Fue a eso de las 10:00 de la mañana cuando sonó el teléfono notificándole que tenían a una de sus hijas secuestradas y para liberarla tenía que prestar una cantidad de dinero.

“Le pusieron una muchacha llorando en el teléfono. (…) Mi papá entendía que se parecía a mí y el arrancó como un loco aunque la esposa le dijo que no se fuera. (…) Él en su ignorancia y siendo una persona mayor, fue victimizado por la situación”, relató Doris Rodríguez Millán, hija de Rodríguez Lugo, quien fue víctima de los sujetos no identificados.

Los supuestos secuestradores le pidieron que transfiriera $2,000 a una cuenta en específico, por lo que el hombre corrió al banco en Yauco. Al llegar el atribulado sexagenario, que padece de condiciones cardiacas, escribe una nota al oficial bancario en la que le explica la situación e inmediatamente la institución activa el protocolo de seguridad.

Afortunadamente, la familia solo pasó un susto, pues el padre no llegó a transferir el dinero solicitado por los vándalos.

“Gracias a Dios él está más tranquilo, es una persona operada de corazón abierto, está con medicamentos por la alta presión. Poco a poco está mejor pues sí, se le alteró la azúcar y estaba nervioso”, indicó.

Por su parte, Doris, narró los momentos de angustia que vivió su familia cuando intentaron localizar al patriarca que había pasado a ser el desaparecido por la manera en que salió corriendo de la casa.

“Aquí estoy todavía tratando de bajar el nerviosismo”, expresó Doris al indicar que temió por la vida de su padre pues este no contestaba el teléfono desde las 10:00 de la mañana.

El encuentro de padre e hija

Con la garganta encajada de emoción, la supuesta secuestrada de 44 años, detalló el reencuentro con su padre tras unas dos horas de tensión.

“Estallé. Todavía tengo el taco (en la garganta). (…) Cuando llegué aquí lo abracé aquí y le dije papi ‘qué bueno que estas bien’ y llorando me dice, no, yo pensaba que tú eras la que estaba en riesgo y yo te juro que mataría si alguien te toca y no me importaba que yo fuera a perder la vida”.

Según describió Doris, su padre es un hombre “bonachón”, una persona servicial y conocida por el pueblo de Yauco por nunca saber decir no.

Hacen un llamado a la orientación

La familia Rodríguez Lugo, hizo un llamado a todos los hijos de personas mayores a la orientación.

“Hablen con sus papás, porque los papás que entran en edad no tienen malicia de los tiempos que estamos viviendo en Puerto Rico. Que esto que pasó con mi papá sirva de ejemplo para que no le hagan caso a las llamadas fraudulentas, inmediatamente ocurra esto enganchen el teléfono. Que no salgan a los bancos porque no saben si alguien los está velando y pueden secuestrarlos o hacerles daño”, concluyó.

Al momento las autoridades pertinentes se encuentran investigando el caso.