¿Soy celíaco? Aprenda sobre esta y otras interrogantes

Esta intolerancia puede presentarse en cualquier momento de la vida, desde la lactancia hasta cuando somos adultos, y es una enfermedad crónica.

Foto archivo

La enfermedad celíaca es una afección autoinmune producida por la intolerancia permanente al gluten en individuos genéticamente predispuestos.

Esta intolerancia puede presentarse en cualquier momento de la vida, desde la lactancia hasta cuando somos adultos y es una enfermedad crónica.

El gluten es un conjunto de proteínas presentes en el trigo, la avena, la cebada, el centeno y en sus derivados.

¿Qué síntomas presenta?

Los síntomas más frecuentes suelen ser pérdida de peso, diarrea crónica, anemia, dolor abdominal, retraso en el crecimiento, aparición de aftas bucales, caída de cabello y abortos espontáneos, entre otros. Dependiendo de la sensibilidad individual, los síntomas pueden ser muy marcados o incluso estar ausentes (asintomático), lo que muchas veces dificulta el diagnóstico de esta patología.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza a través del análisis de anticuerpos específicos en sangre que, aunque no sirve para confirmar la enfermedad, permite iniciar el proceso diagnóstico que se completa con una biopsia endoscópica.

Es importante no iniciar ninguna dieta hasta tanto no se tenga el diagnóstico definitivo. El único tratamiento eficaz para la enfermedad celíaca es la Dieta Libre de Gluten (DLG), de por vida.

Se sugiere realizar una consulta a un nutricionista antes de comenzar la dieta, de manera tal de contar con toda la información necesaria para iniciar un plan de alimentación adecuado.

¿Cuáles son los alimentos libres de gluten?

Hay una gran cantidad de alimentos que por su composición son naturalmente “libres de gluten” como las frutas y verduras frescas, huevos y carnes, pero siempre que se manipulen y preparen con mucho cuidado, ya que pueden contaminarse durante el proceso de almacenamiento, elaboración, cocción o servido.

El gluten también puede estar presente en los alimentos como espesantes, colorantes, aromatizantes o almidones. Incluso, alimentos que no lo contienen pueden elaborarse o envasarse en líneas donde existan productos que contienen gluten y de esta manera generar una contaminación cruzada.

¿Por qué seguir una DLG?

El único tratamiento para la enfermedad celíaca es una dieta sin gluten. Si no consume gluten, el intestino delgado recuperara las vellosidades y con ello la buena absorción de nutrientes esenciales, recuperando la vida normal. Si consume gluten, seguirá dañando el intestino delgado.

¿Cuánto tiempo toma regenerar el intestino?

Las vellosidades intestinales se regeneran gradualmente. Por lo general, la persona experimenta mejoría en sus síntomas y en sus exámenes de laboratorio bastante tiempo antes de que se normalicen por completo las vellosidades. En algunos casos, la recuperación de la mucosa puede tomar varios meses, no así los síntomas que pueden desaparecer en la primera semana.

¿Es muy complicado cumplir con la dieta? 

Al comienzo puede parecer complicado, pero lo importante es aprender dónde comprar los alimentos; definir un lugar separado en la cocina para guardarlos; aprender a cocinar sin gluten y explicarle a la familia y a los amigos de que se trata.

¿Es necesario el gluten en la dieta? 

El gluten es una proteína no esencial en una persona. La DLG bien equilibrada proporciona todos los nutrientes necesarios.

¿Cuánto gluten se puede consumir? 

Existen muy pocos estudios que informen sobre cuanto gluten puede consumir un celíaco sin manifestar síntomas clínicos u “ocultos”. Por eso se aconseja consumir “cero” gluten.

¿Qué pasa cuando un celíaco come gluten?

El deterioro de las vellosidades intestinales es en forma inmediata. Los síntomas pueden ser inmediatos o luego de un tiempo si el consumo de gluten continúa y estos dependerán de cada paciente, del grado de deterioro de las vellosidades y de la cantidad de gluten que consuma.

¿Puedo padecer cáncer intestinal?

Un paciente celiaco que no es tratado (con exposición al gluten permanentemente) además de presentar alteraciones intestinales, en la piel, huesos, articulaciones, hígado y sistema nervioso, puede tener un mayor riesgo que la población general a desarrollar algunos cánceres digestivos, como linfoma intestinal.

¿A qué edad suele manifestarse? 

Puede aparecer a cualquier edad, sin embargo se diagnostica con mayor frecuencia a partir de los primeros cinco años. En los adultos, la edad en que se ve con mayor frecuencia es entre los 20 y 40 años. Sólo un porcentaje muy bajo se diagnostica después de los 60 años de edad.