Sobre 60 organizaciones urgen asegurar que fondos federales se inviertan en transformación energética en vez de enriquecer a LUMA

"LUMA ha sido incapaz de manejar la red apropiadamente, poniendo en riesgo vidas y propiedad debido a apagones constantes y fluctuaciones de voltaje que han producido fuegos y decenas de miles de dólares en daños”, explicaron en la misiva

Foto Cybernews

SAN JUAN – Más de 60 organizaciones representantes de diversos sectores de Puerto Rico y Estados Unidos solicitaron el martes al comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que investigue con carácter urgente qué hay detrás del secretismo que protege la contratación de LUMA Energy para administrar el sistema de distribución y transmisión eléctrica de Puerto Rico, pese a no contar ni con el personal ni con el peritaje para proveer un servicio estable y eficiente.

“El primer mes de operaciones de LUMA Energy en Puerto Rico ha sido un desastre”, sostuvieron las organizaciones puertorriqueñas y de Estados Unidos en una carta enviada este martes al presidente del comité congresional, el representante Raúl Grijalva.

Señalan que el empeoramiento del suministro eléctrico demuestra que LUMA no estaba preparada para tomar control del sistema el 1 de junio.

“LUMA no contrató a la mayoría de los empleados que laboraban en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Como resultado del error de no contratar una fuerza trabajadora experimentada y capacitada, LUMA ha sido incapaz de manejar la red apropiadamente, poniendo en riesgo vidas y propiedad debido a apagones constantes y fluctuaciones de voltaje que han producido fuegos y decenas de miles de dólares en daños”, explicaron en la misiva.

Destacan que, sin embargo, LUMA tendrá a su cargo manejar más de 14,000 millones de dólares de fondos federales a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para la reconstrucción de la red eléctrica.

El grupo fue convocado por las organizaciones que respaldan la propuesta Queremos Sol, entre las que se encuentran CAMBIO, El Puente, Sierra Club, Coalición Anti-incineración y el Comité Diálogo Ambiental.

El esfuerzo logró el respaldo de organizaciones religiosas, laborales, ambientales, comunitarias, agrícolas y políticas, así como de la Coalición de Residentes de Vivienda Pública del Área Metropolitana, el Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico, el Colegio de Profesionales de Trabajo Social, Espacios Abiertos, el Puerto Rico Healthcare Professionals Association, Puerto Rico Sea Grant, el Hispanic Federation, Earthjustice, el United Electrical, Radio and Machine Workers of America (UE) y el Sunrise Movement, entre otras tantas que apoyaron la iniciativa.

Acentuaron que dicha asignación multimillonaria de fondos federales al sistema eléctrico de Puerto Rico presenta una oportunidad única para hacer la transición hacia una red de energía renovable descentralizada, basada en sistemas solares en techos, como han propuesto organizaciones comunitarias, ambientales y sindicales por mucho tiempo.

“Sin embargo, LUMA ha mostrado que no interesa moverse en esa dirección y, en su lugar, basa su plan en reconstruir un sistema centralizado como el que colapsó durante el huracán María”, advirtieron las organizaciones en la carta al congresista Grijalva con copia a los representantes Chuy García, Nydia Velázquez, Katie Porter, y a la directora asociada para Puerto Rico y los territorios de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Gretchen Sierra-Zorita.

Añadieron que “este desastre no estaría ocurriendo si no fuera por el flujo de miles de millones de dólares de FEMA y de HUD CDBG (el Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario del Departamento de Vivienda federal) a Puerto Rico. Bajo el contrato, LUMA Energy administrará y subcontratará los fondos federales sin tener que invertir un centavo de su propio dinero en la red”.

LUMA es una empresa conjunta de reciente creación formada por Quanta Energy Services, con base en Texas, y la operadora canadiense ATCO, con sede en Alberta.

El contrato con Puerto Rico le garantiza 1,500 millones de dólares por 15 años, independientemente de su desempeño.

Por otro lado, las organizaciones firmantes denunciaron el patrón reiterado de la empresa de ocultar información de importancia para el pueblo.

“LUMA le faltó el respeto a la legislatura de Puerto Rico, que ha tenido que recurrir a los tribunales para tratar de obligar a LUMA a proveer información sobre cuántos celadores tienen, dónde están localizados los centros de atención de llamadas y otra información básica. Como sabe, LUMA tampoco se presentó a testificar en una vista ante el subcomité de Recursos Naturales de la Cámara sobre la planta de carbón AES, el 30 de junio”, indicaron.

Las organizaciones señalaron que la falta de transparencia y la incapacidad de LUMA de proveer un servicio eléctrico confiable levanta preguntas urgentes:

  • ¿Cuál es el estado de reclutamiento actual y las competencias de los trabajadores de LUMA?
  • ¿Está LUMA preparada para administrar más de 14,000 millones de dólares de fondos de FEMA y HUD
  • ¿Qué acciones tomarán FEMA y HUD para asegurar que sus fondos son usados para adelantar la política pública climática de la administración Biden y evitar que el proceso de contratación favorezca a los afiliados corporativos de LUMA?
  • ¿Qué acuerdos se han alcanzado ya entre FEMA, HUD y LUMA Energy y/o la AEE?
  • ¿Por qué la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico respalda este contrato, que aumenta los costos del gobierno del Estado Libre Asociado y no adelanta las metas de energía renovable de la isla?
  • ¿Cómo este consorcio desconocido ganó el contrato para operar la red de Puerto Rico contra otros licitadores con más experiencia en la administración de sistemas eléctricos?
  • ¿Qué papel jugó el cabildeo federal de Quanta Energy Services?

El grupo se expresó confiado en que el comité presidido por el congresista Grijalva comenzará una investigación urgente para proveerle al pueblo de Puerto Rico las respuestas a estas preguntas, en el interés de asegurar que los fondos federales realmente se usen para mejorar y transformar el sistema eléctrico para el beneficio del pueblo y no para enriquecer a LUMA Energy y sus empresas matrices.