¿Sistema inmunológico vulnerable? Descubra los poderes del zinc

Las avellanas, almendras, el maní, las semillas de calabaza, los garbanzos y el tofú así como la carne de res, el cerdo, cordero, hígado, queso, pavo y pollo son buenas fuentes de este oligoelemento.

Foto suministrada

Si algo positivo ha surgido como consecuencia de la emergencia por la pandemia es que muchas personas han tomado conciencia de la importancia de mantener un sistema inmunológico fuerte y saludable.

Mas siempre que se habla de un sistema inmunológico saludable, se menciona a la vitamina C. Pero hoy deseo hablarles del zinc.

Este tipo de metal es un oligoelemento esencial para que las personas se mantengan sanas. Está presente en todo el tejido corporal y es necesario para la división celular saludable.

Al igual que la vitamina C, aumenta la inmunidad y combate los resfriados y enfermedades comunes.  Además, el zinc facilita la cicatrización de las heridas y es parte del metabolismo de los carbohidratos.

También tiene un impacto importante en el equilibrio hormonal, por lo que una pequeña deficiencia de zinc puede resultar en un mayor riesgo de infertilidad o diabetes.

Por otro lado, este oligoelemento ayuda con la producción de hormonas, con el crecimiento, y asiste en el proceso de digestión, entre otras cosas. Además, actúa como agente antiinflamatorio, así que beneficia a personas con enfermedades crónicas como el cáncer o enfermedades del corazón.

¿Cómo saber si tienes una deficiencia de zinc? La infertilidad, un sistema inmunológico débil y la dificultad para cicatrizar heridas, infecciones cutáneas o irritaciones de la piel pueden ser señales de niveles bajos de zinc.

Otros síntomas pueden ser cambios en el apetito, pérdida de cabello, problemas digestivos como la diarrea, síndrome de fatiga crónica, disfunción nerviosa, menopausia prematura en la mujer o andropausia prematura en el hombre, aumento o pérdida de peso, poca concentración y problemas de memoria.

Para disfrutar de los beneficios del zinc se recomienda consumir alimentos que son ricos en su contenido. Algunos de estos son las ostras, almejas, el chocolate negro, avena, avellanas, almendras, maní, semillas de calabaza, garbanzos y tofú. También la carne de res, el cerdo, cordero, hígado, queso, pavo y pollo son buenas fuentes de zinc.

Si sientes que tienes niveles bajos consulta con tu médico. Existen suplementos vitamínicos e infusiones que pueden suplirle a tu cuerpo lo que necesita. Recuerda que mantener un sistema inmunológico óptimo es fundamental al momento de hacerle frente a las enfermedades y gozar de buena salud.

(El autor es médico generalista con 18 años de experiencia en emergencias médicas y director de Bio-logiqué Medical Care and Wellness en Guaynabo. Para orientación adicional puede llamarlo al 787-378-7640 o buscar en Facebook bajo Bio-logiqué)