Sin operador ni timón el Puerto de Las Américas Rafael Cordero Santiago

La salida de la empresa asiática ocurre a ocho años de la llegada de las “Súper Grúas” Post Panamax que se adquirieron a un costo de $22.7 millones en fondos públicos y a una década de que se invirtieran otros $150 millones en el terminal marítimo.

Foto Archivo

En el año 2015, el gobierno de Alejandro García Padilla catalogó a la empresa asiática PORTEK como el operador de calibre internacional que habría de desencallar el Puerto de Las Américas (PLA) Rafael Cordero Santiago.

No obstante, a tres años de haber plantado bandera en Ponce y luego de haber facturado sobre $2 millones al erario, el puerto continúa fuera del mercado de carga de contenedores, sin una concesión a largo término y, nuevamente, sin “operador”.

Según confirmaron fuentes de La Perla del Sur, el contrato con la compañía PORTEK expiró el pasado mes de septiembre y no fue renovado o extendido por la Autoridad del Puerto de Ponce (APP), entidad que rige el destino del PLA.

La determinación devuelve al megapuerto al escenario de la incertidumbre, a pesar de que 21 meses atrás el gobernador Ricardo Rosselló Nevares y la alcaldesa María Meléndez Altieri pregonaron contar un nuevo plan para el proyecto, durante una conferencia de prensa conjunta.

Además, ocurre a ocho años de la llagada de las “Súper Grúas” Post Panamax que se adquirieron a un costo de $22.7 millones en fondos públicos y a una década de que se invirtieran otros $150 millones en el terminal marítimo.

Pormenores

PORTEK firmó el contrato con la APP en septiembre de 2015 para auxiliar en la administración, promoción y mercadeo del PLA. Entre sus metas, además figuraba impulsar una concesión a largo término para el puerto e insertarlo en el mapa de la carga marítima internacional.

El acuerdo original contemplaba el pago de $100 mil mensuales para PORTEK, suma que fue renegociada en diciembre de 2017 para reducir la compensación y los recursos que asignaría la empresa al proyecto.

Liquidado el acuerdo, se desconoce si la empresa cumplió con las metas de movimiento de carga contempladas y el resultado de sus presuntas negociaciones para atraer a Ponce navieras internacionales. Su jefe de Desarrollo de Negocios en Puerto Rico, Janis Kasalis, no estuvo disponible para responder a preguntas de La Perla del Sur.

Previsto desenlace

Tras las elecciones generales y el cambio de gobierno, el entonces director ejecutivo de la APP, Carlos Iván Mejías Algarín, supo que la administración Rosselló ponderaba concluir el acuerdo con PORTEK, por lo que en diciembre de 2016 hizo un llamado público a repensar el asunto y calificó como una “locura” hacer lo contrario.

Para esa fecha, el designado secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy Rivera, y la alcaldesa de Ponce ya anunciaban su intención de devolver el control del puerto al ayuntamiento ponceño.

El aviso se hizo realidad en enero de 2018, cuando el gobernador firmó el Proyecto de la Cámara 714, que reconfiguró la Junta de Directores del PLA y devolvió su control a la alcaldía ponceña.

Como adelantó entonces La Perla del Sur, la pieza legislativa no ofreció un plan detallado para el puerto, al tiempo que eliminó garantías y protecciones para su desarrollo.

Tiempo por la borda

Desde entonces, algunos miembros de la Junta de Directores de la APP se han reunido en “cuatro o cinco” ocasiones, aseguraron fuentes de este semanario, y no fue hasta semanas atrás que se constituyeron todos sus integrantes.

De igual forma, a un año del paso del huracán María no se ha encaminado la reparación de daños a su infraestructura portuaria y la mayoría de las grúas, incluyendo las dos Post Panamax, continúan a la espera de reparaciones debido a su escaso uso.

Únicamente ha trascendido -mediante anuncios impresos- que el gobierno central planea asignar $105 millones de ayudas federales a más mejoras para el puerto. Sin embargo, los avisos publicados a página completa en varios periódicos del país no detallan las obras, qué empresas estarán a cargo de las mismas, ni cuándo serán realizadas.

Frustración generalizada

Sobre la inusitada salida de PORTEK y el mal estado de la infraestructura portuaria, veteranos defensores del proyecto volvieron a criticar el manejo dado al proyecto.

“Ya es hora que los responsables de este desastre respondan por sus acciones”, subrayó el abogado Rolando Emmanuelli Jiménez. “El fracaso del puerto ha sido total y vemos cómo se desperdició y se sigue desperdiciando el tiempo. A estas alturas, aún no hay ninguna perspectiva de desarrollo. La única entidad que se interesó, agotó el contrato y se fue”.

“Durante la pasada década, el puerto lo han convertido en un balón político. Las administraciones en La Fortaleza han cambiado, pero el denominador común en lo que ha sido el fracaso del puerto es la alcaldesa de Ponce. Ahora vemos que se va PORTEK y estamos exactamente en el mismo lugar donde comenzamos”, continuó el también exportavoz de la Coalición del Sur.

“A esta gente (PORTEK) se les pagó una suma extraordinaria de dinero para que hiciera un estudio de viabilidad del puerto. ¿Dónde está ese estudio? ¿Donde están los informes que se supone que rindiera el director ejecutivo (de la APP)? Aquí para hacer política con el puerto hacen conferencias de prensa, pero para rendir cuentas a la ciudadanía nunca llega la información”, puntualizó.

Por su parte, el exalcalde Francisco Zayas Seijo expresó preocupación por el futuro que le espera al PLA a partir del próximo mes de diciembre, fecha en la que se retirará del lugar la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

Como parte de las labores de recuperación tras el paso del huracán María, las operaciones del PLA han sido custodiadas por FEMA.

“El Puerto de Ponce está funcionando ahora por la emergencia y gracias a FEMA. Cuando se vaya FEMA, ¿qué va a pasar ahí?”, cuestionó.

“Cuando ellos se vayan, queda al descubierto que la Junta (APP), la alcaldesa y la gente que se supone estén trabajando para echar ese puerto para adelante no han hecho absolutamente nada”, agregó Zayas Seijo.

El exalcalde recordó que durante su administración se fraguó un acuerdo de concesión a largo término para que un conglomerado coreano asumiera la operación del terminal, y que el mismo no se oficializó en diciembre del 2008, a petición de la electa alcaldesa Meléndez Altieri.

En ese momento, Meléndez Altieri reclamó que se dejara el proceso en sus manos y en las del entrante gobernador Luis Fortuño Burset.

“El supuesto nuevo plan del gobernador (Rosselló Nevares) y de la alcaldesa es el mismo plan que tuvieron antes y con el que no hicieron nada: la Solución Ponceña”, insistió Zayas Seijo. “Con eso no hicieron nada y durante estos últimos dos años tampoco han hecho nada”.