Senadora descalifica las prioridades de la asamblea legislativa en primera sesión

Catalogó de lento el trabajo en ambos cuerpos legislativos

Senadora Keren Riquelme Cabrera, Foto Suministrada

EL CAPITOLIO – Tras culminar esta madrugada la primera sesión legislativa del cuatrienio, la senadora por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Keren Riquelme, repasó la gestión del Senado de Puerto Rico calificando la misma como ausente de prioridades para las necesidades del pueblo.

La senadora Riquelme catalogó de lento el trabajo en ambos cuerpos legislativos.

“En esta primera sesión no hemos visto proyectos de envergadura, proyectos que salven vidas o que ayuden en las necesidades básicas económicas del ciudadano pero sí han dado paso, por ejemplo, a proyectos de conmemoraciones. Han sido pocos los proyectos que han podido llegar para firma del Gobernador y se conviertan en ley”.

A modo de ejemplo, Riquelme hizo referencia a una resolución de su autoría presentada en marzo – la R.del S. 139- que busca investigar el alza de los alimentos por razones expuestas en unas reuniones celebradas con agricultores que interconectaban el alza en los precios al consumidor en el mercado con el alza en los productos para la agricultura.

“Queríamos investigar a qué se debía el alza en los costos de producción agrícola y así poder legislar para que el ciudadano tuviera un ahorro”, abundó Riquelme.

En lugar de ello, se aprobó a último momento otra resolución para analizar por qué la carne aumentó de precio cuando el Secretario del Departamento de Asuntos al Consumidor (DACO) dijo que uno de los factores principales era el alza en los costos de producción agrícola.

“Todo se basa en investigar lo dicho o lo investigado y perdemos de vista lo concreto por las pugnas partidistas”, sentenció.

“Otro proyecto fundamental es el 167, el cual protege a las víctimas de violencia sexual en cuanto a las órdenes de protección y que fue aprobado por el Senado el viernes pasado. Sin embargo, la Cámara decretó un receso a las 4:30 de la tarde, estancando su curso y tendrán que esperar hasta el mes de agosto”, lamentó la Senadora.

“Es una pena que proyectos vitales como este tengan que retrasarse por la lentitud en el trámite legislativo. Mientras tanto, se suman más víctimas”, agregó.

Al presente, un ofensor de violencia sexual que no cumpla con lo requerido en una orden de protección se expone a una pena menos grave, con una pena no mayor de seis meses de cárcel y una multa.

Con el proyecto aprobado, el ofensor, de no cumplir con lo impuesto por el Tribunal en la orden de protección, se expone a un delito grave- lo cual haría que cumpla con una pena impuesta de dos años de cárcel.

No empece a este panorama, Riquelme confía que en la nueva sesión legislativa sea prioridad, fuera de líneas partidistas, la aprobación de ambas medidas.

“Se quedaron sobre la mesa el aumento del salario mínimo, proyectos de protección a víctimas, los fondos legislativos para que las organizaciones comunitarias operen. Se quedaron proyectos de educación, de ayuda a hogares de ancianos, pero hubo tiempo para ponerle nombre a carreteras, escuelas, investigar lo investigado y reasignar días feriados”, concluyó la legisladora.