Senador Villafañe presenta legislación para fortalecer el Fondo de Emergencia y agilizar su uso

Foto: CyberNews

EL CAPITOLIO – El senador William Villafañe Ramos presentó el Proyecto del Senado 1484 con el fin de fijar por ley un incremento en la aportación anual al Fondo de Emergencia y garantizar su solvencia de forma permanente; además de adoptar una modalidad de contratación que permita gestionar de antemano los servicios de emergencia y así evitar costos elevados.

La medida busca acumular la cuantía no gastada de dicho fondo hasta alcanzar 1,300 millones  de dólares o un 15 por ciento del total de la Resolución Conjunta del Presupuesto, lo que sea mayor.

“Cuando ocurre una emergencia, la prioridad del gobierno es salvar vidas y restablecer los servicios básicos. Para el 2017, durante la devastación más significativa en nuestra historia reciente, el Fondo de Emergencia solo contaba con 15 millones de dólares, lo que nos forzó a recurrir al Gobierno federal y al Cuerpo de Ingenieros para que sufragaran la labor”, expresó el senador.

Villafañe Ramos apuntó además que “para desastres naturales futuros y ante la sacudida de la naturaleza mediante los recientes sismos en el sur de la Isla, es importante prevenir y contar tanto con los medios financieros como con los proveedores disponibles sin tener que vernos imposibilitados a nivel fiscal”.

El legislador indicó que, como parte de las iniciativas de prevención para una mejor respuesta ante una emergencia, a partir del año fiscal 2018-2019 se han asignado 130 millones de dólares del presupuesto general para el Fondo de Emergencia (Rainy Day Fund).

Explicó, además, que en la medida que dicha asignación se vaya acumulando, se contará con una cifra sustancial que proveerá la capacidad para atender de manera eficaz e inmediata la protección de vidas y el restablecimiento de los servicios básicos a los residentes de la Isla.

Por otra parte, la enmienda a la modalidad de contratos contingentes facilita que el gobierno pueda reservar de antemano servicio y bienes que, ante el caso de una emergencia, pudieran escasear o resultar costosos.

Resaltó que las contrataciones mantendrían los parámetros que rigen el proceso ordinario de contratación gubernamental y evitan irregularidades que suelen ocurrir cuando se contrata por vía de emergencia.

Además, la medida elimina el requerimiento de recomendaciones de ciertos funcionarios, que son innecesarias para que el gobernador en turno autorice, de modo responsable, desembolsos inherentes a la respuesta de una emergencia.