Senador del PIP insiste en proyecto para prohibir uso del glifosato en propiedades públicas

Foto: Visualhunt

El Capitolio – Ante el veredicto adverso en contra de la multimillonaria semillera Monsanto y la supuesta confirmación del efecto de su yerbicida en la salud humana, el senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, insistió el martes, en que el Senado apruebe el Proyecto del Senado 130, de su autoría, radicado el 2 de enero de 2017, para prohibir de una vez y por todas el uso del venenoso glifosato en el desyerbado de autopistas, carreteras, avenidas, calles y caminos estatales o municipales, canales de riego y cualquier propiedad pública.

“Lamentablemente, el proyecto, aun teniendo un Informe Positivo de la Comisión y luego de haber sido bajado al Hemiciclo para votación, se encuentra engavetado durmiendo el sueño de los justos desde entonces debido a que el senador Luis Berdiel logró que se detuviera el proceso de su aprobación “, aseveró el legislador independentista en declaraciones escritas.

Explicó que, recientemente, un jurado del estado de California ordenó a la empresa Monsanto pagar $289 millones por daños, al encargado de mantenimiento de una escuela que desarrolló cáncer tras utilizar regularmente el herbicida Roundup cuyo ingrediente activo es el glifosato.

Dalmau Ramírez explicó, además, que el proyecto para prohibir el glifosato había sido aprobado por la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales.

El senador del PIP sostuvo que, ante la decisión del Tribunal en California, es el momento de que sea actúe con urgencia para proteger la salud y la vida de las personas.

“Los argumentos que propiciaron la contundente decisión del Tribunal contra Monsanto, cita el mismo dato que incluimos en nuestro proyecto sobre la posición científica de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), entidad francesa adscrita a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que clasificó en el 2015 el glifosato como “probablemente cancerígeno para los seres humanos. No hay duda de que el glifosato es peligroso y hay que dejar de asperjarlo en nuestras carreteras y escuelas”, manifestó Dalmau Ramírez.

El legislador del PIP hizo un llamado al senador Carlos Rodríguez Mateo, presidente de la Comisión de Salud Ambiental, para que “vuelva a someter el Informe Positivo a votación y así los senadores y senadoras puedan aprobar este proyecto para evitar que el glifosato siga matando a nuestra gente de cáncer”.