Seis cosas que no sabías de Pete “El Conde”

A los 17 años, Pete comenzó a trabajar en una imprenta hasta que fue reclutado por el Ejército de los Estados Unidos y la Unidad de Paracaidistas.

Foto archivo

“De dónde viene este prieto,

se pregunta mucha gente,

de la Cantera de Ponce vengo yo,

con este ritmo caliente”…

La Cantera de Ponce fue, es y será un espacio inmortal gracias a esta improvisación difundida al mundo entero por voz de uno de los suyos, Pete “El Conde” Rodríguez.

Y justo cuando su amada gente se apresta a conmemorar el 18vo. Homenaje Póstumo a la Realeza de la Salsa, Isla Caribe se une al tributo musical que cientos le rendirán este sábado, 1 de diciembre, con seis cosas que tal vez no sabías de Pete “El Conde” Rodríguez:

– Su vida en Nueva York

En el sector Cantera del barrio Sexto de Ponce, en un lugar conocido como El Ligao -donde hoy ubican las escuelas Ernesto Ramos Antonini, José Julián Acosta y la Román Baldorioty de Castro- nació el 31 de enero de 1933 Pedro Juan Rodríguez Ferrer: un ponceño que el mundo más tarde conocería como Pete “El Conde” Rodríguez.

La infancia del hijo de don Emiliano Rodríguez y doña Anatilde Ferrer transcurría en este humilde sector hasta que en el año 1946, a la edad de 13 años y tras la muerte de su padre, su madre Anatilde lo envió con familiares al Barrio Latino de Nueva York, lugar donde viviría la mayor parte de su vida hasta su fallecimiento el 2 de diciembre del 2000. Entonces tenía 67 años de edad.

– Fue paracaidista y sufrió racismo

A los 17 años, Pete comenzó a trabajar en una imprenta hasta que fue reclutado por el Ejército de los Estados Unidos y la Unidad de Paracaidistas. Aunque no participó en ninguna batalla, sufrió en carne propia el discrimen racial al que eran sometidas las minorías, especialmente los negros y latinos. Pete era negro y latino.

“El ejército era difícil por el racismo, se la hacían difícil a uno. Para comer tenía que ir con los negros y para beber agua o usar el baño no podía utilizar el de los blancos, tenía que utilizar las áreas destinadas para los negros”.

– Fue portavoz de luchas antirracistas

Luego de su experiencia en el ejército, este ponceño asumió una actitud de lucha y solidaridad a favor de las minorías en los Estados Unidos, entre ellos negros, latinos y otros grupos étnicos. Mas al cierre de la década de 1960, con la guerra de Vietnam en todo su apogeo, Pete dio paso a una nueva imagen. En solidaridad a estas luchas civiles, dejó crecer su barba. También, con el fin de alterar el paradigma racista, comenzó a vestir de una forma mucho más elegante.

– El advenimiento de “El Conde”

Un día, mientras se recortaba en la barbería de Paco Silva, este entrañable amigo lo bautizó como “El Conde”, por su forma tan elegante de vestir y arreglo de cabello y barba. A partir de ese momento y sin saberlo, este modo de protesta y lucha se convertiría en la marca que le daría la vuelta al mundo, cuando en cada presentación se anunciaba a Pete “El Conde”.

– La Gran Noche del “Woodstock” salsero

En la noche del 26 de agosto de 1971, ni el mundo ni la ciudad de New York anticiparon lo que ocurriría en un local llamado El Cheetah. En este lugar neoyorkino se reunieron los mejores músicos del ritmo que comenzaba a llamarse “Salsa”. Entre otros, estaban Adalberto Santiago, Ismael Miranda, Santitos Colón, Bobby Cruz y los ponceños Cheo Feliciano, Héctor Lavoe y Pete “El Conde” Rodríguez. Años después, “El Conde” recordaría esta noche de la siguiente manera:

“…Lo que hicimos esa noche no fue ensayado, fueron improvisaciones. El Cheetah era un sitio en el que el público se podía codear con los músicos, era todo una electricidad. No estaba Rubén Blades ni Celia Cruz. Era Cheo Feliciano, Héctor Lavoe… esa era la FANIA. En el tema ‘Quítate tú, pa ponerme yo’, que eran improvisaciones que no habíamos escrito, eran en el momento, y cada vez que yo decía algo, Cheo (Feliciano) me miraba para contestarme… cosas lindas que se han quedado para la historia. Esa interpretación me dio la oportunidad de improvisar como me dio la gana y tener el encontronazo con otros cantantes y sobresalir, sin decir malas palabras, por que a mí no me gusta eso”.

– Fue velado en el Parque de Bombas

Solo dos personas han sido veladas frente el Parque de Bombas: el compositor Juan Morel Campos y Pete “El Conde” Rodríguez. A consecuencia de un paro cardíaco, Pete falleció mientras dormía en su hogar de El Bronx, el 2 de diciembre de 2000. Sus restos fueron sepultados en el Cementerio Nacional de Bayamón.

– Bono: “El Conde” fue el primer artista de la Fania y uno de los cantantes favoritos de Johnny Pacheco, cofundador de la Fania Records. 

Para conocer más de su trayectoria personal y profesional, únase este sábado, 1 de diciembre, al 18vo. Homenaje Póstumo de esta leyenda salsera, a celebrarse desde las 8:00 de la noche en el Paseo Pete “El Conde” Rodríguez de La Cantera.

La velada será amenizada por Don Perignon y la Puertorriqueña, y El Conjunto Caribeño. Además estarán presentes la hija de Pete, Cita Rodríguez, y el compositor de Catalina la O, Johnny Ortiz, entre otros invitados especiales.

Además, Isla Caribe ofrecerá el recorrido especial “Ponce Salsa Tour: Edición Pete ‘El Conde’ Rodríguez”: una inmersión fascinante por los barrios e historias de los grandes salseros ponceños, que culminará en la fiesta salsera de La Cantera.

Para reservar su espacio puede llamar al 939-265-5691 o visitar la página de Isla Caribe en todas las plataformas sociales y en islacaribepr.com.

Justo cuando su amada gente se apresta a conmemorar el 18vo. Homenaje Póstumo a la Realeza de la Salsa, Isla Caribe se une al tributo musical que cientos le rendirán este sábado, 1 de diciembre, en su natal barrio de La Cantera. (Foto archivo)