¿Segundo paquete de estímulo? Las negociaciones continúan en el Congreso

El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, confirmaron esta semana que seguirán reuniéndose con la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, para negociar los detalles del paquete final.

Foto Archivo

Se está agotando.

El tiempo para que congresistas de la Cámara y el Senado de los Estados Unidos concuerden en las ayudas que deberá incluir el segundo paquete de estímulo económico a individuos y corporaciones se acorta, sin que el Congreso, ni funcionarios de la Casa Blanca logren una resolución conjunta.

Según reseñan medios especializados, las partes tienen hasta este viernes, 7 de agosto para llegar a un acuerdo: fecha límite establecida por el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, quien además ha adelantado que podría postergar la discusión del tema para el mes de septiembre, cuando el Senado retorne de un receso programado.

Las propuestas de la discordia

Como explica el periódico Forbes, la segunda propuesta de estímulo de los republicanos del Senado -la Ley de Ayuda, Asistencia Económica, Protección de Responsabilidad y Escuelas (HEALS)- abarca otra serie de leyes.

Juntas proporcionarían otra ronda de pagos de estímulo directo a los ciudadanos estadounidenses, ampliarían los beneficios de desempleo, congelarían las primas de Medicare, ofrecerían más fondos del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) y ampliarían los escudos de responsabilidad para las empresas que enfrentan demandas vinculadas a contagios con Covid-19.

En contraste, la Cámara insiste en su segunda propuesta de estímulo -la Ley de Soluciones de Emergencia Ómnibus de Salud y Recuperación Económica (HEROES)- aprobada por ese cuerpo el pasado mes de mayo.

Este paquete de ayuda ascendente a $3 billones, ($3 trillions en inglés) incluye una segunda ronda de pagos de estímulo directo a individuos, con $1,200 por miembro de la familia y hasta $6 mil por hogar, una extensión de los beneficios semanales por desempleo de $600 hasta enero de 2021, $200 mil millones en pago de riesgo para socorristas y trabajadores de primera línea, $75 mil millones para aumentar las pruebas de coronavirus, y $175 mil millones en asistencia de alquiler e hipoteca, entre otros asuntos.

Dicha propuesta fue rechazada el jueves de la semana pasada por McConnell, el líder de la mayoría en el Senado -quien la calificó como “manifiesto socialista”- y desde entonces extensas negociaciones se efectúan en el Congreso.

Por ejemplo, el Secretario del Tesoro federal, Steven Mnuchin, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, confirmaron esta semana que seguirán reuniéndose con la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, para negociar los detalles del paquete final.

Las versiones

Al cierre de esta edición, los republicanos del Senado abogaban por dos propuestas para la próxima ronda de estímulos.

Una de ellas: la Ley de Asistencia para Trabajadores, Familias y Empleadores de los Estados Unidos, que incluiría otra ronda de pagos únicos -comúnmente conocidos como cheques de estímulo- por $1,200.

Sin embargo, el ala republicana y su proyecto HEROES propone un pago adicional de $500 por dependiente de cualquier edad, no solo a los menores de 17 años.

La pasada Ley CARES proporcionó pagos únicos de $1,200 a personas que ganaron hasta $75 mil por año, y $ 2,400 a parejas casadas que presentaron una declaración conjunta y reportaron ingresos menores de $150 mil por año, con un bono adicional de $500 por dependiente menor de 17 años.

Otra propuesta, presentada el 30 de julio por un puñado de senadores republicanos, incluido Marco Rubio de Florida, en cambio concedería a adultos y dependientes pagos de $1,000.

Ambas propuestas, sin embargo, representan un cambio radical a la postura esbozada por los republicanos semanas atrás, cuando defendían que la próxima ronda de pagos aplicara solo a personas que ganan al año $40 mil o menos.

Beneficio semanal de desempleo reducido

Por otro lado, Forbes plantea que el segundo paquete de estímulo probablemente extienda el Pandemic Unemployment Assistance (PUA) que se incluyó en la Ley CARES aprobada el pasado mes de marzo y que caducó el fin de semana pasado.

Esta ayuda de desempleo financiada por el gobierno federal proporcionó $600 adicionales por semana, además de los beneficios del Seguro por Desempleo del estado.

No obstante, aclara que la Ley HEALSproporcionaría pagos suplementarios semanales de desempleo de $200 hasta septiembre y que a partir de octubre, el aumento se reemplazaría con un pago que, cuando se combine con los beneficios del seguro de desempleo estándar, equivaldrían al 70 por ciento de los salarios perdidos de un individuo.

Eso significa que a partir de octubre, los pagos serían únicos en función de los salarios previos de cada individuo.

El beneficio adicional de $600 por semana establecido por la Ley CARES fue criticado el pasado domingo por Mnuchin, el secretario del Tesoro, quien en una entrevista con This Week de ABC, sugirió que el incentivo estaba frenando el regreso de los trabajadores al mercado laboral.

La alternativa republicana, empero, no se podría implementar rápidamente, advirtió la Asociación Nacional de Agencias de la Fuerza Laboral del Estado.

Según argumentó el gremio, a la mayoría de los estados le tomaría hasta 20 semanas implementar la propuesta del 70 por ciento de reemplazo salarial, debido a los sistemas informáticos obsoletos y a las oficinas de desempleo ya atiborradas con reclamaciones.

Por su parte, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, describió la propuesta del Partido Republicano para el nuevo cálculo de los beneficios de desempleo como una “pesadilla”.

Otros demócratas y economistas prominentes apoyan una extensión de los beneficios de desempleo mejorados, argumentando que si se recortan se provocaría una “catástrofe humana y económica”.

Más para protección de cheques de pago

Por otro lado, fuentes de Forbes indican que es probable que haya más fondos disponibles para el Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP). El mismo otorga préstamos a empresas con menos de 500 empleados y ya ha pasado por dos rondas de financiación en el Congreso por un total de $650 mil millones.

La propuesta republicana de más fondos PPP está incluida en una ley titulada Ley de Programa Continuo de Recuperación de Pequeñas Empresas y Protección de Nómina. La misma permitiría a las pequeñas empresas recibir un segundo préstamo PPP si pueden demostrar que han perdido al menos el 50 por ciento en ingresos brutos, y también crearía un programa de préstamos de recuperación a largo plazo de $60 mil millones que se dirige a comunidades de bajos ingresos, minorías, empresas propias y de temporada.

Apoyo de cuidado infantil

La Ley HEALS también incluiría $15 mil millones para apoyar los servicios de cuidado infantil a través de subvenciones y nuevos programas.

El plan, presentado por el Subcomité de Asignaciones del Senado para el Trabajo, Salud y Servicios Humanos, Educación y Agencias Relacionadas, asignaría $10 mil millones para crear “subsidios de cuidado infantil de regreso al trabajo” para ayudar a los proveedores a pagar los costos y gastos operativos, al volver a inscribir a los niños durante la pandemia.

Se asignarían $5 mil millones adicionales a la Subvención Global de Cuidado y Desarrollo Infantil para que los proveedores de cuidado infantil en riesgo de cierre debido a la pandemia puedan solicitar asistencia de emergencia, como un salvavidas para permanecer abiertos, a medida que los padres regresen al trabajo.

Escudo de responsabilidad para empresas

En otra propuesta republicana separada, titulada la Ley SAFE TO WORK, las empresas y otras entidades estarían protegidas de demandas relacionadas con infecciones por coronavirus. Esto incluye negocios, escuelas, hospitales, iglesias sin fines de lucro, universidades y agencias gubernamentales.

Las entidades estarían protegidas de la responsabilidad relacionada con el coronavirus, a menos que incurrieran en negligencia grave y desprecio temerario por la seguridad de sus clientes y empleados.

Los demócratas han rechazado esta propuesta, pero tanto los republicanos como la Casa Blanca han reiterado que no es negociable y que debe incluirse en el próximo paquete de estímulo.

Primas de Medicare congeladas

Por otra parte, la Ley HEALS congelaría las primas y deducibles de la Parte B de Medicare, evitando que se disparen como resultado de las condiciones económicas relacionadas con la crisis por el Covid-19. La prima mensual de la Parte B de 2021 permanecería en $144.90.

Financiamiento de salud

Por último, múltiples partes de la legislación en la Ley HEALS proporcionarían mil millones de dólares en fondos para las pruebas y vacunas de Covid-19, así como para la investigación y el seguimiento de la enfermedad.