Se multiplican las muertes por Covid-19: sobre 500 en dos meses

Aunque el 65 por ciento de las 504 muertes se concentran en la población mayor de 60 años, casi el 30 por ciento de las víctimas fatales tenían entre 40 y 59 años de edad.

Foto archivo

Desde el pasado 1ro. de agosto, al menos 504 muertes atribuidas al Covid-19 se han reportado en Puerto Rico, convirtiendo las pasadas siete semanas en uno de los ciclos más mortales de la pandemia a nivel local.

El cúmulo de muertes, incluso, es similar al total de fallecimientos registrados durante los primeros seis meses de la emergencia de salud.

Según consta en registros oficiales del Departamento de Salud (DS), durante las pasadas siete semanas la tasa de mortalidad por Covid se ha disparado a 2.91 por ciento, cifra diez veces mayor a la reportada al inicio de agosto.

Aunque el 65 por ciento de las 504 muertes se concentran en la población mayor de 60 años, casi el 30 por ciento de las víctimas fatales tenían entre 40 y 59 años de edad.

El incremento vertiginoso en fallecimientos ocurre en momentos en que el Departamento de Salud anuncia que más del 75 por ciento de los puertorriqueños aptos para vacunarse (mayores de 12 años de edad) han recibido las dosis requeridas para su inmunización.

Al cierre de esta edición, Puerto Rico había acumulado 148,226 casos confirmados de Covid y 3,092 muertes a causa del virus, desde que comenzó la emergencia en marzo del año pasado.

A juicio de la epidemióloga y catedrática del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, Cruz María Nazario Delgado, la cifra de muertes continuará elevada, en la medida que una cantidad significativa de personas vulnerables a los estragos del virus sigan sin vacunarse.

Al momento, alrededor de 125 mil personas mayores de 60 años no ha recibido su primera dosis de vacuna.

La epidemióloga además alertó que personas contagiadas están tardando “demasiado” para someterse a pruebas diagnósticas y a tratamiento al surgir sus primeros síntomas, lo que puede afectar sus posibilidades de recuperación.

“Las personas no deben esperar hasta tener síntomas graves para buscar ayudar. Los tratamientos monoclonales funcionan cuando los síntomas están empezando, pero creo que hay mucha resistencia de reconocer que uno tiene Covid”, dijo la especialista.

“A nivel de sociedad, tener Covid tiene una connotación. La gente no se atreve a decir que tiene Covid por miedo a que lo juzguen. Eso pasa cuando demonizamos a las enfermedades”, añadió.

A ciegas en las escuelas

Por otra parte, Nazario Delgado criticó la escasa información disponible sobre la transmisión del virus en las escuelas públicas y privadas del país.

Una revisión al portal de datos del Departamento de Salud revela que el último informe sobre casos de Covid en los plantes emitido por la agencia se publicó el 10 de septiembre, tras cubrir el periodo del 28 de agosto al 7 de septiembre.

En ese momento, ya se reportaban 277 casos confirmados y otros 211 probables en las escuelas públicas y privadas del país. En promedio, una de cada cuatro escuelas reportaba al menos un caso.

Peligroso riesgo

Nazario Delgado denunció que la falta de datos actualizados sobre el contagio en las escuelas ha contribuido a que no se tenga un panorama claro del riesgo al que están expuestos los estudiantes, especialmente, quienes por su edad aún no han podido ser vacunados.

“Eso es una de las cosas más horribles que yo he visto”, sentenció. “No creo que las cosas estén muy bien en las escuelas cuando no se da la información durante semanas”.

Por otro lado, desde abril el Departamento de Salud ha dejado de publicar los informes sobre tasa de positividad comunitaria, una herramienta puntual para determinar qué zonas estaban aptas para reiniciar clases presenciales y cuales no.

“Es urgente que la información de las escuelas esté al día para ayudar a los padres a decidir qué hacer y si sus niños están seguros. El gobierno está diciendo que la escuela es el lugar más seguro, pero si eso fuese cierto, no hay razón para esconder los datos”, sentenció.

Contra el reloj para el periodo navideño

Por último, Nazario Delgado auguró que quienes aún no se han vacunado podrían enfrentar un panorama de alto riesgo de transmisión del virus a partir del mes de noviembre.

Según explicó, el previsible aumento de aglomeraciones en tiendas, fiestas y reuniones familiares durante el periodo navideño podría exacerbar el contagio comunitario, tal y como ocurrió durante el pasado periodo navideño.

“Yo creo que la variante Delta ha cambiado todo durante los últimos cuatro o cinco meses. Ha sido capaz de infectar a vacunados y no vacunados, por lo tanto hemos visto un aumento bastante grande en personas transmitiendo el virus”, explicó.

“Este no es el momento para ser más flexible con las medidas para contener el contagio. Se nos está acercando una época donde, por nuestra cultura y por nuestra naturaleza, aumentan la posibilidades de contagiarse”, sentenció.

El previsible aumento de aglomeraciones en tiendas, fiestas y reuniones familiares durante el periodo navideño podría exacerbar el contagio comunitario, tal y como ocurrió durante el pasado periodo navideño, advirtió la epidemióloga Cruz María Nazario Delgado.