Sarampión alcanza un récord en Estados Unidos desde que se erradicó

Un niño enfermo de sarampión recibe tratamiento en un hospital público en Manila, Filipinas. Foto: EFE/ Francis R. Malasig

NUEVA YORK – Las autoridades sanitarias confirmaron, en lo que va de año, 695 casos de sarampión, una cifra récord desde que el país declaró la enfermedad erradicada en el año 2000, según las autoridades federales. Hasta ahora, 2014 era con 667 casos el peor año para el sarampión en lo que va de siglo, pero 2019 ya ha superado ese número antes de terminar abril.

Tras los últimos contagios confirmados esta semana en Nueva York, el último recuento total en el país ascendía a 695 casos, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

La institución, que ofrece cifras completas cada lunes, había informado al comienzo de esta semana de un total de 626 casos en el país.
En total, 22 estados han registrado casos, pero el grueso se concentran en tres brotes: dos en el estado de Nueva York y otro en el estado de Washington.

En el caso de Nueva York, los dos brotes se concentran en comunidades judías ultraortodoxas, uno en el distrito de Brooklyn y otro en el condado de Rockland, a las afueras de la ciudad de los rascacielos.

Según los CDC, estos dos brotes figuran entre los mayores y más duraderos desde el año 2000 y, cuando más duren, más aumenta el riesgo de que el sarampión vuelva a tener una presencia permanente en Estados Unidos.

Expertos apuntan a que la enfermedad llegó a Nueva York a través de personas que se contagiaron en viajes a Israel, donde el sarampión ha estado avanzando desde el año pasado en comunidades ortodoxas.

Las autoridades sanitarias insisten en la necesidad de vacunar a todos los niños contra la enfermedad y denuncian el papel que está teniendo en el brote que se vive en Nueva York la desinformación sobre supuestos riesgos de las vacunas.

“Algunas organizaciones están dirigiéndose deliberadamente a estas comunidades con información errónea y engañosa sobre las vacunas”, señalaron los CDC en un comunicado.