Salta de la contabilidad a la colosal guitarra de Hard Rock Cafe

Para esta faena, Michael ha contado con la valiosa colaboración de Ricky Ramos del Valle.

Fotos suministradas

Tiene 28 años de edad y completó un bachillerato en Contabilidad de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico. Sin embargo, en solo semanas se consagrará como el novel y portentoso artista que habrá creado el icono más distintivo del Hotel Aloft en Ponce: el colosal emblema de la cadena Hard Rock Cafe.

La monumental obra, en planificación y desarrollo desde hace meses, alcanzará los 54 pies de altura y casi 15 pies de ancho, tan pronto se complete. Y simultáneamente, pondrá de manifiesto el ingenio y talento artístico de su joven creador.

“Esta es la oportunidad que estaba esperando, ya que me puede abrir muchas puertas”, reconoció a La Perla del Sur Michael Mercado González, no sin antes aclarar que no cuenta con educación formal en artes plásticas, pero sí con los genes de su madre, otra contable y artista innata, además del ingenio y los deseos de un hambriento aprendiz.

Como explicó, incursionó en este oficio de forma silente y anónima hace poco más de cinco años, cuando ayudaba a su progenitora en la elaboración de personajes y diseños en relleno de espuma o foam, para fiestas y diversas celebraciones.

Desde entonces, admite, siente una incontrolable pasión por la innovación artística.

Con un peculiar estilo moderno y la innovación tridimensional que ya le distingue, Michael recurrió a este material para crear un logo gigante de la firma comercial Coca Cola y otro para las Empresas Rovira: obras que lo posicionaron ante el ojo de los proponentes del nuevo Hotel Aloft y finalmente lo convirtieron en el artista elegido para engalanar su imponente vestíbulo y la antesala al segundo restaurante Hard Rock Cafe en Puerto Rico.

“Ellos estaban buscando alguien que le realizara este trabajo y dieron conmigo”, comentó al explicar que el arte solicitado, la emblemática guitarra eléctrica de la cadena, se ha convertido en un reto insospechado.

Para colmo, la pieza tridimensional de casi 55 pies de alto en piezas de foam, deberá simular madera.

“Ellos querían madera, pero por las condiciones del clima no era conveniente hacerlo así. Ahí fue que dieron conmigo y me preguntaron si lo podía lograr con foam”, relató.

Acto seguido, les mostró un plano bien estructurado y su método para cubrir la materia prima “con un tratamiento para la durabilidad y el acabado, para que la textura luzca como la madera, para crear un efecto más realista”, agregó Michael, quien para esta faena ha contado con la valiosa colaboración de Ricky Ramos del Valle y del soldador Oswaldo Arroyo Torres.

Y aunque la creación de este proyecto, iniciado en noviembre del año pasado, ha atravesado desde sismos hasta una cuarentena, Michael no ha frenado su creatividad.

“Primero el terremoto, después la pandemia. Esto, como a todos, nos afectó porque entonces tenía que esperar para conseguir los materiales. Pero ya la estamos montando y estamos a tiempo, según lo solicitaron los empresarios del hotel”, continuó el joven, quien además no para de agradecer el apoyo de los mismos trabajadores de la construcción, quienes lo alientan y felicitan con cada pieza instalada.

El montaje ha sido sincronizado por etapas: primero el concreto, luego la colocación de las bases y la construcción de una pared falsa cuyas varillas sirven de sostén para la colosal obra. “Me gusta estar ahí presente en cada etapa y esperamos que en dos a tres semanas pueda estar ya completada esta obra”.

Mas, de seguro, cuando eso ocurra, este joven dejará para siempre el anonimato y se convertirá en un excepcional artista del foam, que además espera deslumbrar con sus cuadros y otros proyectos de arte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.