Salinas acaba con cuatro décadas de espera

Los jugadores Salinas celebraron el triunfo luego de propinarse el out 27.

Sacándole el máximo provecho a sus estelares lanzadores Miguel Fontánez y Alexander Woodson, los Peces Voladores de Salinas pusieron fin a una sequía de 43 años sin disfrutar de un campeonato seccional.

Esto al derrotar en el séptimo y decisivo choque de la serie final del Sur, 4×2, a los hasta entonces campeones Maratonistas de Coamo y ante una asistencia de más de 1,750 fanáticos en el estadio Pedro Miguel Caratini de la Villa del San Blas.

La dupla de serpentineros zurdos sumó tres de las cuatro victorias obtenidas en la serie, para que los Peces Voladores lograran su segundo campeonato seccional en el Béisbol Doble A y el primero desde el 1973.

El crucial fin de semana comenzó con la serie nivelada a dos victorias por bando, pero el viernes los Maratonistas, apoyados en el brazo de su estelar Luis González, lograron el triunfo 5×0 para colocarse a una victoria de lograr el “back to back” seccional.

González, quien obtenía así su segunda victoria de la serie -sin conocer la derrota-, lanzaba ocho entradas con cinco ponchetes, a la vez que regalaba dos boletos y permitía siete incogibles.

El estelar zurdo de los Maratonistas fue figura central en los tres triunfos que lograron los Maratonistas en la serie.

Pero el triunfo que les daría el “back to back” a Coamo nunca llegó y el domingo, tras una suspensión de partido en el estadio Manuel González de Salinas, el zurdo Miguel Fontánez sumó su segunda victoria de la serie: esta vez una blanqueada de 2×0, para provocar el choque decisivo que se jugaría al día siguiente en el estadio Pedro Miguel Caratini de Coamo.

Esta vez el trabajo de Fontánez fue superior a sus dos salidas anteriores maniatando la ofensiva maratonista a solo dos imparables, sin boletos, con nueve ponches mientras enfrentaba al mínimo de 27 bateadores.

Entonces llegó el choque decisivo en un escenario -Pedro Miguel Caratini- que parecía favorecer a los locales, ya que fue en su parque que los Maratonistas habían logrado sus tres victorias sin conocer la derrota.

De hecho, los Maratonistas habían derrotado a los Peces en los cinco partidos que se habían enfrentado este año en el Caratini, dos de ellos en la fase regular.

Peor aún, Salinas solo había marcado una solitaria carrera en las 28 entradas que se habían jugado en el Caratini durante la serie.

Salinas, además, ya no tendría disponibles a sus estelares Fontánez y Woodson, al menos para iniciar el crucial encuentro.

Lo único a favor de los Peces era que Coamo tampoco podría comenzar el juego definitorio con su estelar -y principal dolor de cabeza- Luis González.

Y en una serie dominada por los lanzadores zurdos, irónicamente, el choque decisivo lo abrirían los derechos Jorge Batista por los Peces y el coameño Gerardo Colón.

Pero Salinas estaba hambriento de campeonato y no quería conformarse con segundos lugares. La meta era clara y estaban dispuestos aceptar el reto, echando a un lado lo que habían vivido en ese escenario recientemente.

Y lo dejaron demostrado desde la misma primera entrada cuando el veterano Mario Feliciano conectó un cuadrangular con uno abordo que le dio temprana ventaja a los salinenses de 2×0, una ventaja que no perdieron en el resto del desafío.

Coamo amenazó y logró acercarse al marcar una en el segundo episodio, pero los Peces, con dos carreras en el séptimo, volvieron a despegar, esta vez con marcador de 4×1.

Los Maratonistas, sin embargo, no estaban dispuestos a entregar el campeonato y en el noveno llenaron las bases sin out ante el zurdo Alex Woodson, quien había entrado a relevar a Batista en el quinto acto.

Tras Coamo marcar una carrera vino a relevar Christian Pérez, quien procedió a ponchar a los últimos dos bateadores para cerrar el partido y darle el tan anhelado campeonato a los Peces.

“Esto es algo que había anhelado durante mucho tiempo”, dijo el apoderado de los Peces.

“Pero para mí, en mi carácter personal, era algo que quería para mi viejo y mi hermano y logramos cumplir con ese compromiso”, prosiguió Sánchez al dedicarle el campeonato a su padre Manolín y a su hermano “Pile”, ambos fallecidos, quienes fueron apoderados de la franquicia en la década del 80.

Ahora los Peces se preparan para enfrentar en el Carnaval de Campeones a los actuales monarcas nacionales, Artesanos de Las Piedras, quienes eliminaron a Juncos para coronarse en el Este.

“La serie debe comenzar este viernes en Las Piedras”, dijo Sánchez, asegurando que su equipo se mudará de sede para esta serie, teniendo los estadios de Cayey y Guayama como sus dos principales opciones.