Retrasan hasta enero la reapertura de los aeropuertos de Aguadilla y Ponce

Foto Daileen Joan Rodriguez

SAN JUAN – Los aeropuertos internacionales Rafael Hernández de Aguadilla y Mercedita en Ponce retomarán operaciones a partir del próximo 1 de enero debido al alza de casos de COVID-19 en Estados Unidos, según anunció este viernes el director de la Autoridad de los Puertos (APPR), Joel Pizá.

El funcionario, a través de un comunicado, señaló que el motivo para el retraso en la vuelta a las operaciones es el alza en el número de casos de COVID-19 en estados de EE.UU. como Florida, Nueva York y otros.

“Esta decisión se tomó de manera coordinada y en consulta con las líneas aéreas que sirven a estos dos aeropuertos. De haber una reducción en los casos de COVID-19 en dichos estados, los aeropuertos de Aguadilla y Ponce pudiesen reabrir antes”, comentó Pizá, tras agradecer a las líneas aéreas JetBlue, Spirit y United por su cooperación y entendimiento.

El titular de Puertos explicó que la nueva fecha de reapertura de los vuelos comerciales en los aeropuertos de Aguadilla y Ponce responde a la necesidad de minimizar los contagios al COVID-19 en la isla, proteger la salud de pasajeros y empleados en dichos aeropuertos.

Apuntó además como motivos no tener que destacar personal adicional de la Guardia Nacional y del Departamento de Salud fuera del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín en la capital, donde actualmente se concentran los esfuerzos de control de los pasajeros que llegan de Estados Unidos continental.

Para un mayor control de los pasajeros que llegan a la isla, Pizá recordó que gracias a una dispensa sin precedentes otorgada en marzo pasado por la Agencia Federal de Aviación (FAA, en inglés), los vuelos comerciales hacia Aguadilla y Ponce son actualmente dirigidos al Luis Muñoz Marín.

“Para la gobernadora, Wanda Vázquez, y la APPR, salvaguardar la salud de todos los puertorriqueños y evitar la propagación del COVID-19 es de suma importancia y una prioridad”, sostuvo Pizá.

“Le exhortamos a todos los que viajen a Puerto Rico a que se hagan la prueba molecular del COVID-19 unas 72 horas antes como lo indica la Orden Ejecutiva de la Gobernadora, y al resto de la población a utilizar la mascarilla, practicar el distanciamiento social y lavarse las manos frecuentemente, para así minimizar los contagios y ganarle la batalla a este virus lo más pronto posible”, concluyó Pizá.