Retirados madrugan al presidente JCF a cacerolazo

“Llegamos temprano a la casa de José Carrión para que sepa que no se puede esconder en su apartamento lujoso en Condado mientras nuestro sustento en peligro", dijo Nancy Cardona

Foto: Suministrada

SAN JUAN – Un grupo de pensionados, maestros y trabajadores activos del gobierno amaneció el lunes al son de cacerolas frente a la residencia de José Carrión, tercero, presidente de la Junta de Control Fiscal (JCF), para rechazar el Plan de Ajuste de Deuda y exigieron cero recortes en sus pensiones.

“Llegamos temprano a la casa de José Carrión para que sepa que no se puede esconder en su apartamento lujoso en Condado mientras nuestro sustento en peligro. Carrión y sus compinches en la Junta han decidido regalarle bonos de cientos de millones de dólares a los fondos buitres y ponen el peso del pago de la deuda en los que menos tienen. Eso no es justo y es bien fácil hacerlo cuando tu vida no está amenazada. Con nuestro retiro y nuestro trabajo no se juega, no lo vamos a permitir”, explicó en declaraciones escritas, Nancy Cardona, portavoz de Construyamos Otro Acuerdo (COA) y del Capítulo de Retirados de la Federación de Maestros.

El grupo de pensionados integrado por participantes de la campaña COA, Federación de Maestros de Puerto Rico y el Frente Ciudadano para la Auditoría de la Deuda insistió en que los recortes a las pensiones son innecesarios si se cancela la deuda ilegal y se crea un sistema de Retiro Unificado que le devolvería la solvencia al Sistema de Retiro.

“Hay alternativas para que no se recorte ni un solo centavo de nuestras pensiones y por eso nosotros estamos en la calle, para defender lo que por años trabajamos. Nuestras pensiones no son un regalo del gobierno, es fruto de tantos años de trabajo. Estamos aquí por nosotros y por todos los demás pensionados que no pueden salir de su casa porque están postrados en una cama o porque su condición de salud no se los permite. Estamos aquí luchando y seguiremos luchando hasta lograr cero recortes en nuestras pensiones”, añadió Áurea Cruz, trabajadora social retirada.

Por su parte, Julio López Varona, portavoz de la campaña COA y organizador del Center for Popular Democracy alegó que “José Carrión y su familia son dueños de Banco Popular, banco que generó miles de millones de dólares ayudando (y a veces provocando) al gobierno a emitir deuda que sabían que no se podía pagar o que violaba las leyes de Puerto Rico. Por eso, no sorprende que ahora, desde su apartamento millonario en Condado decida poner primero el pago de la deuda, que va para los bolsillos de su familia en las espaldas de nuestros viejos. Carrión a su vez, fue socio durante años de la compañía recién contratada por el Gobierno para administrar las aportaciones que le retienen a los empleados públicos para su retiro. Obviamente hay conflicto de interés por parte de Carrión y exigimos su renuncia inmediatamente”.

El grupo de pensionados expresó que con el cacerolazo por las pensiones quieren llevar un mensaje a los gobernantes del país y a la JCF de que defenderán sus pensiones de cualquier recorte.

“Ya los pensionados estamos en la calle, hoy llegamos al son de cacerolas a enviarle un mensaje claro y contundente al COR, a la Junta de Control Fiscal, a la gobernadora, Wanda Vázquez, y al pueblo de Puerto Rico, vamos a dar la batalla en contra de los recortes a nuestras pensiones, porque nuestras canas se respetan y nuestras pensiones también”, añadió Elena Cruz, maestra retirada y portavoz de la campaña, COA.