Resolución 666 de Cámara recorta incentivo a profesionales de enfermería

Además lo eliminaron totalmente a los de Corrección y servicios profesionales.

Foto: Suministrada

SAN JUAN La senadora, Rossana López León, se pronunció en contra de la intención de la mayoría legislativa del Partido Nuevo Progresista (PNP) de reducir drámáticamente el incentivo económico ya aprobado por la Junta de Control Fiscal a los profesionales de la enfermería en Puerto Rico.

Dicho incentivo se otorga para paliar los efectos de la pandemia del Covid-19.

“Mientras el país se protege en sus hogares, la mayoría en la Cámara de Representantes aprobó la Resolución Conjunta 666 que efectúa un recorte masivo al incentivo a los profesionales de la enfermería, precisamente ahora cuando más se están arriesgando en hospitales y clínicas para ayudarnos a todos. El pasado lunes la mayoría en el Senado aprobó esta injusticia, bajando de $4,000 a $3,250 el incentivo a los del sector público y de $3,500 a $3,250 a los del sector privado. Además eliminan totalmente el incentivo a los que trabajan por servicios profesionales y del Departamento de Corrección y Rehabilitación”, detalló la senadora, quien entiende a cabalidad la labor de estos profesionales, pues como parte de su vida como salubrista, también laboró como ayudante de enfermera.

La también candidata a la alcaldía de San Juan por el Partido Popular Democrático (PPD) y gerontóloga, afirmó que en Puerto Rico hay 38,600 enfermeras y enfermeros registrados desde el nivel de grado asociado hasta doctorado, sin contar los miles que son licenciados.

“De ese total, 6,861 viven en San Juan, que es donde más casos de Covid-19 se están registrando, con una proyección al alza, según se van administrando pruebas. Teniendo nosotros en San Juan la población más en riesgo, como lo son las personas  de edad avanzada: 94,953 en total y 33,207 con alguna incapacidad, es abusivo que la mayoría legislativa pretenda recortar el incentivo a estos profesionales”, añadió.

Los datos provistos por la senadora apuntan a que la mayoría de las mujeres que son enfermeras además son jefas de familia, que en estos momentos están arriesgando sus vidas y las de sus familias cada vez que entran y salen de sus centros de trabajo, así como a hogares de pacientes con enfermedades crónicas.

“Hoy tenemos en Puerto Rico cientos de personas que viven por una máquina para mantenerlos con vida y quien le enseña a monitoriarla y si algo ocurre, es una enfermera o enfermero. Son ellos los que están en la primera linea del campo de batalla contra el Covid-19 y están presentes en cualquier escenario donde sean llamados. Basta ya de abusar de quienes nos salvan la vida”, finalizó la senadora, quien hizo un llamado a la gobernadora Wanda Vázquez Garced que no firme medida alguna que atente contra los incentivos de los profesionales de la enfermería.