Residentes de campamento en Guánica alegan tuvieron que firmar relevo de responsabilidad

Foto: Suministrada

GUÁNICA – Vecinos del campamento La Luna alegaron que personal del Municipio de Guánica les pidió firmar un documento para liberar al municipio de responsabilidad por haber decidido permanecer allí, aún cuando no tienen acceso a una vivienda ni han recibido la ayuda que necesitan.

“El 75 por ciento de los residentes del campamento son personas mayores. Muchos firmaron el papel sin entender lo que implica. Nos están echando la culpa a nosotros por no tener un lugar donde vivir, como si tuviéramos otras alternativas. Lo que han ofrecido son viviendas en Bayamón, Juncos, Las Marías.  Esa no es una opción, es sacarnos del barrio”, alegó en declaraciones escritas, William Martínez, líder del campamento.

- Publicidad -

“Tenemos a un vecino de mas de 80 años que está solo y sin familia.  ¿Cómo lo van a sacar del lugar donde está la gente que puede ayudarlo?  ¿Por qué le van a negar pasar sus últimos años con la gente que conoce?”, añadió.

Alegó que al firmar el documento de una página, la persona reconoce que el municipio le orientó sobre el coronavirus y marca las razones por las cuales permanece en el campamento y las ayudas que ha solicitado o recibido.

Indicó que al final de la lista se establece: “que es mi intención, permanecer en el refugio, pese a las orientaciones que he recibido de las diferentes agencias gubernamentales y dependencias municipales desde la emergencia del terremoto y la emergencia de la pandemia del coronavirus. Relevo al Municipio de Guánica de toda responsabilidad por la decisión que he tomado”.

“Se preocupan mas de una demanda que de ofrecernos una ayuda real.  Estamos maltratados mental y físicamente. Lo que necesitamos en este momento es que nos provean unos módulos de vivienda en algún terreno, mientras pasa la situación del coronavirus y se logra una solución de vivienda aceptable”, señaló Martínez.

Indicó que el campamento La Luna llegó a tener 148 personas, y hoy día viven allí 28, casi todos del barrio La Luna. Ante la situación del coronavirus, han establecido medidas de higiene y han separado las casetas para que queden a seis pies de distancia una de otra.