Representante reitera necesidad de eximir a Puerto Rico de las leyes de cabotaje

Foto: CyberNews

El Capitolio – El presidente de la Comisión de Relaciones Federal, Internacionales y de Estatus de la Cámara de Representantes, José Aponte Hernández, reiteró el jueves su apoyo para que se exima a Puerto Rico de las disposiciones de la Ley de Cabotaje por un período de 10 años con el propósito de ayudar en la recuperación de la Isla tras el paso del huracán María en septiembre 2017.

“Durante este pasado mes de diciembre hemos visto un movimiento muy significativo de varios importantes sectores y agrupaciones, tanto aquí, en Puerto Rico, como en la capital federal, impulsando una dispensa de 10 años en la aplicación de la Ley de Cabotaje, esto con el fin de agilizar los trabajos de reconstrucción tras el azote de María. Nosotros estamos a favor de esa acción y continuaremos haciendo nuestras gestiones para que el Congreso otorgue esa dispensa durante su nueva sesión que comienza el 3 de enero”, comentó Aponte Hernández en una comunicación escrita.

Indicó que la isla necesita esta ventana de 10 años para así lograr, entre otras cosas, completar el proceso de transformación de la red energética; el costo del gas natural, plataforma de transición a la energía renovable, bajaría dramáticamente, por ejemplo, si la isla tuviera la dispensa de la Ley Jones, lo que resultaría en una marcada reducción en el costo de la factura que pagan los consumidores.

“Esto ayudaría enormemente a la recuperación económica, pues bajos costos de electricidad tienden a impulsar el establecimiento de nuevos negocios y la expansión de muchos otros, facilitando de esa manera la creación de nuevos empleos”, añadió el expresidente de la Cámara.

Señaló que a principios de diciembre endosó una Resolución del Caucus Nacional Hispano de Legisladores Estatales (NHCSL, por sus siglas en inglés) que pide eximir permanentemente a Puerto Rico, al igual que a los estados de Hawái y Alaska, de las provisiones del Acta Jones (Ley de Cabotaje).

Explicó que bajo la Ley Jones, todo transporte de carga marítima entre el continente y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos construidos, propiedad, de bandera y con tripulación estadounidenses.