Repelentes y trucos caseros para acabar con los mosquitos en casa

Libérese de estos molestosos insectos y de sus picaduras con simples remedios naturales.

Foto suministrada

Los meses de intenso calor han vuelto al vecindario y con ellos, los incordios mosquitos que al amanecer y atardecer acechan nuestros cuerpos con hambre y alevosía.

Para combatirlos, el mercado ofrece variedad de repelentes, pero para mantenerlos lejos de la piel y fuera del hogar, también hay remedios caseros capaces de alejarlos de manera natural.

A continuación, recetas sencillas para no sufrir más sus picadas.

Clavos de olor

En un litro de agua coloque tres cucharadas de aceite para bebé y 30 clavos de olor. Hierva la preparación, deje enfriar y luego distribuya el líquido en las áreas que desee proteger.

Aceite y alcohol

Una de las opciones más efectivas consiste en mezclar en un vaso dos cucharadas de alcohol con 20 gotas de aceite esencial de limón, canela o ricino. Luego, frote la piel con la mezcla, cuidando que no toque la nariz, ojos o boca.

Manzanilla

¿Sabía que la manzanilla, además de ser un digestivo, es un remedio perfecto contra los mosquitos? Solo hierva un litro de agua y siete onzas de flores de manzanilla o tres empaques de té de manzanilla durante 10 minutos y, una vez haya enfriado, frote el elixir por el cuerpo.

Eucalipto

A un litro de agua añada nueve onzas de hojas de eucalipto o tres sobres de té de eucalipto, y permita que hiervan durante 15 minutos. Una vez tibia o fría, aplique el líquido con la ayuda de un atomizador en las zonas propensas a picaduras. También puede rociarlo sobre las puertas y ventanas que usualmente le dan acceso al interior de su casa. Las impregnará con un aroma agradable y fresco.

Otras opciones: aceites esenciales

Algunos de los aceites esenciales utilizados como ambientadores también son muy efectivos para repeler mosquitos. Para empezar, pruebe con empapar unas motas de algodón en estos aceites y colóquelas en un envase abierto. También puede aplicar un par de gotas en el cuello o ropa de cama para librarse de los insectos a la hora de dormir.

Entre los más efectivos contra los mosquitos resaltan el de limón, lavanda, almendras, citronela, romero y geranio, además del eucalipto.

Las velas

Al igual que los aceites esenciales, algunas velas aromáticas también pueden utilizarse para ahuyentar a estos voladores. Entre ellas, la de citronela. El humo que desprende mantendrá a los mosquitos lejos. Pero ojo: por su seguridad y la de su familia nunca las acerque a cortinas u objetos flamables. Tampoco las deje encendidas mientras duerme.

Hierbas aromáticas

Aún son miles las personas que desconocen que condimentos de uso frecuente como la albahaca, el romero, el laurel o la menta también pueden convertirse en efectivos repelentes contra los mosquitos. Para empezar, intente colocando tiestos con estas hierbas al exterior de ventanas y puertas.

Limón y clavo

Otro efectivo remedio casero consiste en pinchar la mitad de un limón con varios clavos de olor y colocarlos en los lugares que frecuenta dentro de su hogar. También puede preparar una infusión con ellos y mezclarla con un champú para bebés, que podrá aplicar sobre la piel en forma de gel líquido.

Botella atrapa-mosquitos

Esta ingeniosa opción es sumamente simple. Corte a la mitad una botella de plástico (padrino o similar) y en la base coloque agua con una cucharada de azúcar y otra de levadura. Luego coloque el tope de la botella, pero de forma invertida, y en poco tiempo se comenzará a generar dióxido de carbono. Ese olor a fermentación atraerá a los mosquitos y quedarán atrapados en el interior.

El ajo

¿Sabía que el azufre del ajo repele los mosquitos, las moscas, las garrapatas y las pulgas? Solo hay que pelar y cortar varios dientes de ajo, dejarlos en un envase con un poco de agua y después de varias horas utilizar el agua para rociar la casa.

Plantas

También flores como los geranios, las petunias y la lavanda ayudan a alejarlos de su hogar. Incluso, las plantas carnívoras pueden ser la última pesadilla de los mosquitos.