Red de Economía Social y Solidaria anticipa más disrupción en el 2021

La novel organización reafirma su misión de estimular la movilidad económica mediante alianzas, educación y alternativas financieras no tradicionales

Comité Coordinador de la Red ESS 2020. Foto: Suministrada

SAN JUAN – La Red de Economía Social y Solidaria (Red ESSPR) informó que durante el 2021 su agenda de desarrollo incluirá aumentar el alcance de sus esfuerzos para facilitar más alianzas entre diversos sectores económicos, educar a la comunidad en asuntos relacionados y fortalecer una docena de iniciativas realizadas este año, entre ellas intercambios comerciales, acuerdos financieros y que el país estuviera representado en dos eventos de alcance internacional.

“El 2020 fue un año de retos sin precedentes para la humanidad. En el caso de la Red, fuimos testigos de cómo estimuló el espíritu solidario de manera tan profunda, que iniciativas gestadas por meses, finalmente tomaron forma. Por ejemplo, en nuestro Segundo Encuentro Internacional de Economía Social y Solidaria de Puerto Rico: Vinculación y Fortaleza se establecieron ocho comunidades de interés, varias de las cuales lograron consolidarse y llevaron a cabo diversos proyectos antes de finalizar el año”, indicó Amarilys Roldán Reyes, presidenta del Comité Coordinador de Red ESSPR.

La Red ESSPR se incorporó este año como una organización sin fines de lucro en Puerto Rico para dar apoyo a otras organizaciones del sector de la economía solidaria. Surgió en 2019 como resultado del Primer Encuentro Internacional de Economía Social y Solidaria, al que asistieron unos 200 participantes representando a más de 130 entidades. El evento de este año fue virtual y contó con unos 100 asistentes. Las ocho comunidades de interés o comités constituidos para elaborar iniciativas fueron: Política Pública, Agricultura, Turismo, Desarrollo Económico Comunitario, Servicios Comunitarios, Bienes y Servicios, Finanzas Solidarias y Educación.

El trabajo de la Red ESSPR ha logrado aglutinar a representantes de los sectores financiero, cooperativo, académico, empresarial, ambiental y sin fines de lucro, así como a emprendedores e individuos cuya causa común es el desarrollo de una economía basada en la solidaridad. Unas 16 organizaciones han participado de la Comunidad de Interés en Finanzas Solidarias, incluidos el Instituto de Cooperativismo de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la Cooperativa de Ahorro y Crédito Jesús Obrero, la Cooperativa de Ahorro y Crédito Sagrada Familia, la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, Inclusiv, Lendreams (COFECC), Latino Economic Development Center, el Grupo Legal Acosta & Díaz, Sol Economics, Pathstone, Access All Services, Colmena 66, así como FIDECOOP y Causa Local, que recientemente alcanzaron un acuerdo para facilitar micropréstamos de hasta $15,000 al 0% de interés a través de la plataforma de ‘crowd-lending’ Kiva, para negocios locales que cualifiquen.

Mientras, en la Comunidad de Interés en Bienes y Servicios coordinan esfuerzos las empresas Tereques La Tiendita, Cucina 135, Huella Local, CBPC (Compañía Borincana de Producción de Calzado) y Ecotienda La Chiwi. La comunidad está enfocada en crear un directorio de proyectos comerciales con principios solidarios.

En la Comunidad de Interés de Educación, la Red ESSPR concretó una alianza con Vitrina Solidaria para ofrecer cuatro de los seis talleres educativos sobre desarrollo económico solidario presentados durante la segunda mitad de 2020. Además, la comunidad de interés logró reunir a representantes de CoopERA, CoopSEI, Voz Activa, los Centros Sor Isolina Ferré, profesores y estudiantes de la UPR y otros educadores, quienes en conjunto diseñan una estrategia para difundir los ocho principios de la ESS a lo largo del 2021. Y, según informó Joel Franqui, vicepresidente de la organización, Puerto Rico fue representado en eventos organizados en el exterior que permitirán aumentar la capacidad técnica y la visibilidad para el sector local.

“En toda gestión empresarial de una economía solidaria es esencial el trabajo colaborativo según las capacidades de cada participante y con el bien común como fundamento. Este tipo de economía, caracterizada por el desarrollo integral humano, el cuidado del planeta y la sostenibilidad, no es nueva ni exclusiva de Puerto Rico, por lo que también nos nutrimos de la experiencia de otros países”, explicó Franqui, empresario de Ecotienda La Chiwi, primera tienda de comercio justo en Puerto Rico.

En septiembre, Aurora Rivera Arguinzoni, directora de Comunicación y Mercadeo de la firma de consultoría Access All Services, fue admitida al Instituto para Líderes de Justicia Social de Transform Finance (Transform Finance Institute for Social Justice Leaders). Rivera Arguinzoni participó, junto a delegados de unas 20 organizaciones de Estados Unidos, del proceso formativo que finalizó este mes de diciembre.

“El Instituto ayuda a activistas en pro de la justicia social y a líderes comunitarios a no ver las finanzas como opuestas a su trabajo sino como parte del proceso de repensar la economía para que sirva mejor a los más vulnerables”, explicó Kaitlin Byrd, coordinadora del Programa de Estrategias de Capital en Transform Finance, con sede en Nueva York. “Nuestro trabajo es dar a comunidades marginadas la oportunidad de adquirir nuevas herramientas para establecer su propio lugar y poderío en el mundo de las finanzas”, recalcó.

Además, en octubre pasado Carlos Figueroa, socio incorporador de CabaCoop y estudiante de la maestría en Gestión y Desarrollo de Cooperativas y Organizaciones Solidarias del Instituto de Cooperativismo UPR, fungió como panelista en el encuentro virtual del Global Social Economy Forum (GSEF).

Difundir experiencias y lecciones de estos y tantos otros emprendedores de la Red ESSPR, es parte de lo que se propone la organización en el 2021 para fomentar la creación de modelos económicos alternativos que vinculen a gestores locales de la economía social y solidaria. Próximamente, se informarán los eventos para el nuevo año a través de los medios noticiosos y los medios sociales de la Red (Facebook, Twitter, YouTube).

“Una de las necesidades que hemos identificado es la de conectar a negocios y emprendedores en circuitos de ayuda y aprendizaje mutuo que les permitan solidificar sus proyectos desde una lógica más humana, incluyendo el desarrollo de planes de negocio y acceso a un capital que sea también solidario”, expresó Franqui. Para ello, miembros de la Red ESSPR trabajan ya en un inventario de recursos y necesidades, así como en herramientas de vinculación que faciliten alianzas y transacciones.

“Una nueva economía donde la solidaridad sea el eje alrededor del cual las empresas colaboran para mejorar nuestras comunidades y naturaleza ya no es una utopía, está en pleno proceso de construcción”, puntualizó.