Reciba consejería y apoyo emocional en medio de la crisis del COVID-19

Foto suministrada

Puerto Rico – La incertidumbre y ansiedad que puede provocar la amenaza del virus COVID-19 y sus efectos en la salud y economía pueden llevar al individuo a caer en una crisis emocional. 

Para atender estos casos la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) cuenta con el Programa de Consejería en Crisis, el cual brinda los servicios de apoyo emocional a las comunidades afectadas.

Después de un desastre son varios los problemas que se desarrollan, tales como: desorientación, incapacidad, cambio de conducta, falta de orientación e información, entre otros. 

La finalidad de la consejería en crisis es encaminar a la persona a la estabilidad emocional, en la que se encontraba antes del desastre o emergencia. 

La estabilidad emocional comienza cuando el ser humano recibe paz, satisfacción, gozo, salud, sensación de seguridad, esperanza y amor, independientemente de las circunstancias que lo rodean. 

La crisis es un estado temporero de descontrol el cual incapacita a la persona para manejar una situación con las herramientas que tiene a su disposición día a día para resolver un conflicto. En una crisis se necesita de ayuda externa. 

El ser humano reacciona de diferentes formas ante la crisis, tales como:

  • Después del periodo de turbulencia emocional la persona vuelve a su estado usual de funcionamiento.
  • La persona puede manifestar tristeza, melancolía, cambios en su conducta, hasta pensamientos negativos.
  • La persona se transforma, recibe nueva fuerza y una nueva visión de la vida. 

Sintomatología

La crisis provoca breves síntomas de estrés, tales como: cefalea, náuseas, diarrea, fatigas, cambio en el patrón del sueño, cambios en el apetito, rash cutáneo y cambios en la frecuencia respiratoria y cardiaca. 

Algunas respuestas emocionales pueden ser: ansiedad, frustración, irritabilidad, alteración en el estado de ánimo, sentimiento de abandono, tristeza, pesimismo, risa nerviosa y preocupación excesiva. 

La respuesta a nivel mental puede ser: poca concentración, olvidos, baja productividad, letargo, confusión y embotamiento de ideas. 

En cuanto a las respuesta sociales puede presentar: aislamiento, intolerancia, resentimiento y desconfianza. 

La manifestación de todos o algunos de estos síntomas depende de las herramientas que la persona tenga en el momento de la crisis para manejar conflictos, de los problemas existentes antes del evento y el apoyo emocional que reciba en el momento. 

Si se siente identificado con lo antes mencionado llame ahora mismo a la Línea PAS (Primera Ayuda Social) al 1-800-981-0023. La misma está disponible las 24 horas del día, los 7 días a la semana.