Rechazan implementación del nuevo Código Electoral en primarias demócratas

Entretanto, el legislador indicó que el sistema de voto electrónico no tiene copias impresas ni deja evidencia física de tracto, lo que impide cualquier tipo de escrutinio o validación del resultado electoral.

foto: Cybernews

EL CAPITOLIO – El representante Rafael “Tatito” Hernández Montañez informó el jueves que le envió carta el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Dávila Rivera, solicitando audiencia para reiterar su postura en contra del recién aprobado proyecto que enmienda el Código Electoral. 

“Estoy totalmente en contra de que se usen las primarias del Partido Demócrata para implementar algún método de voto electrónico o voto por correo como laboratorio de votos fantasmas. Por esta razón, confío en que ninguna de estas medidas se utilizará en el proceso electoral del Partido Demócrata en Puerto Rico. Es momento de ser prudentes con este asunto debido a que tendría un efecto contraproducente y dilataría más la expresión del pueblo puertorriqueño en una elección tan importante como esta, y de ser así, nos obligaría a llevar una acción en los tribunales”, expresó Hernández en declaraciones escritas.

“En este sentido, reafirmo mi disponibilidad para evaluar mecanismos alternos para asegurar la celebración de las primarias y se elijan los delegados a la convención demócrata sin menoscabar los derechos del elector. También, velar que se cumplan los estándares de salud y seguridad en tiempos del COVID-19. Además, insto al presidente de la CEE a realizar un proceso poco oneroso y a redirigir las economías a proveer ayudas adicionales por la emergencia que atraviesa el pueblo de Puerto Rico”, agregó.

El legislador popular alegó que lo propuesto “es un fraude digitalmente institucionalizado”, ya que establece el “plan piloto” de votar por Internet (I-Voting) (Art. 3.13 (4), desde la casa, desde una tableta (iPad) o teléfono para el voto ausente y también para los electores no videntes, con otros impedimentos y aquellos con evidentes problemas de movilidad, según la CEE determine que se clasificarán para estos últimos. Esto sin ningún tipo de salvaguardas de estos sistemas.

Por otro lado, alegó que el registro electrónico de electores que es el sistema que posee la información del elector, lo controla el propio elector, quien puede cambiar su información sin ningún tipo de limitación ni mucho menos fiscalización. Además, se permite el doble voto, pues luego de votar electrónicamente el Proyecto del Senado 1314 permite que el día de las elecciones se presente al centro de votación y votar nuevamente.

Entretanto, el legislador indicó que el sistema de voto electrónico no tiene copias impresas ni deja evidencia física de tracto, lo que impide cualquier tipo de escrutinio o validación del resultado electoral. Mientras, alegó que el voto ausente, por correo y el de problemas de movilidad se flexibilizan de tal manera en el Proyecto del Senado 1314 que convertirán el estado de la Florida en el precinto electoral con más puertorriqueños votantes.

El legislador popular aseguró que “utilizar un método alterno para la selección de los delegados no coarta o limita los derechos de los simpatizantes de Bernie Sanders a participar votando en ambas papeletas. Su derecho y petición para continuar las elecciones primaristas es legítimo, ya que el reglamento dispone que, para poder contar con los delegados para la Convención, el candidato tiene que haber obtenido el 15 por ciento o más de los votos, de lo contrario, los delegados no pueden entrar. Esto se puede realizar garantizándole un proceso democrático y adecuado, a la luz de las presentes circunstancias”.

Propuso que como método alterno, se habilite un centro de votación en cada uno de los 8 distritos electorales para que se pueda votar en las dos papeletas, tanto en la presidencial como en la papeleta para escoger los delegados, lo que reducirá el gasto de esta elección y el riesgo de propagación de este virus.

“Esto no menoscaba el derecho de los electores y cumple con las disposiciones del caso de Andrew Yang v. New York State Board of Elections. Si a pesar de nuestros planteamientos, el señor Dávila entiende que se requieren más centros de votación, propongo que sea hasta un máximo de un centro de votación por pueblo para un total de 78 centros con un presupuesto máximo ajustado de 175,000 dólares”, culminó.