Razones por las que es prioritario vacunar a envejecientes en hogares y centros de cuido

Foto: EFE

La principal razón por la que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la vacunación para envejecientes en centros de cuidado de larga duración es para salvar vidas, ya que son la población más vulnerable, que corre más riesgo de morir a causa del COVID-19.

Según las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP), los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo incluyen a los adultos que residen en establecimientos que brindan una amplia gama de servicios, incluida atención médica y personal, a personas que ya no pueden vivir de forma independiente. 

La naturaleza comunitaria de los establecimientos de cuidados a largo plazo y de la población involucrada (por lo general, adultos mayores que suelen tener afecciones subyacentes) hace que los residentes de estos establecimientos tengan mayor riesgo de infectarse y enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

De acuerdo a los CDC, todas las vacunas contra el COVID-19 se prueban en ensayos clínicos de los que participan decenas de miles de personas para asegurarse de que cumplan los estándares de calidad y que brinden protección a adultos de diferentes razas, etnias y edades, incluidos los adultos de más de 65 años de edad que participaron en los ensayos clínicos. No se registraron problemas de seguridad graves. 

Los efectos secundarios más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección, y signos y síntomas como fiebre y escalofríos. Luego de revisar toda la información disponible, el ACIP y los CDC estuvieron de acuerdo en que los beneficios para la preservación de la vida de las vacunas contra el COVID-19 para los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo superan los riesgos de los posibles efectos secundarios.

En el caso particular de los establecimientos de cuidados a largo plazo, los CDC trabajarán junto con las farmacias y otros socios para notificar posibles efectos secundarios (denominados reacciones adversas) al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS). También se alienta al personal de los establecimientos y a las familias de los residentes a notificar cualquier reacción adversa de inmediato.

Las farmacias asociadas que administran la vacuna contra el COVID-19 en establecimientos de cuidados a largo plazo como parte del Programa Federal de Asociación de Farmacias con Establecimientos de Cuidados a Largo Plazo posiblemente requieran del consentimiento verbal, por correo electrónico o por escrito de las personas antes de la vacunación. 

Esto queda a criterio de la farmacia. Los administradores de los establecimientos de cuidados a largo plazo pueden solicitarles a las farmacias asociadas que obtengan el consentimiento de las familias de los residentes con anticipación cuando han sido designados como apoderados de servicios médicos.