Radican resolución conjunta que permite expedir licencias provisionales de cannabis medicinal

Foto: Dank Depot / Visualhunt

EL CAPITOLIO – El representante novoprogresista Jorge Navarro Suarez radicó el martes, una resolución conjunta para establecer medidas en respuesta al problema que enfrentan los solicitantes de licencias operacionales de cannabis medicinal ante el cierre de operaciones gubernamentales ocasionado por la pandemia mundial que ha afectado a Puerto Rico a consecuencia del Coronavirus (COVID-19).

“La misma faculta a la directora de la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal a expedir licencias operacionales provisionales y condicionadas por el tiempo que dure la emergencia a aquellos establecimientos que hayan cumplido con la entrega documental, el pago de aranceles, con todos los requisitos, y que se encuentren listos para operar”, dijo el representante en comunicación escrita.

La Orden Ejecutiva 2020-23, emitida por la gobernadora Wanda Vázquez Garced, decretó el cierre de las operaciones gubernamentales y de los comercios que no brinden un servicio esencial. Exceptuando a los establecimientos que estén relacionados a la venta y distribución de medicamentos, equipo médico, combustible o alimentos.

Mencionó que, a raíz de ello, la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal emitió la Carta Circular 2020-04 con el fin de notificar que los establecimientos de cannabis medicinal podrán continuar sus operaciones, modificando sus horarios de servicio para cumplir con el toque de queda establecido.

“Por motivo de la emergencia que vive el país, la Oficina de Cannabis Medicinal (OCM) se nos informó que notificó que no se atenderá público en sus oficinas y suspendió las citas pautadas hasta nuevo aviso. Sin embargo, la mayoría de los servicios prestados por esta oficina continuarán ofreciéndose vía internet o telefonía”, explicó el representante por San Juan, Guaynabo y Aguas Buenas.

“Aunque se estén prestando servicios por telefonía e internet es preciso reconocer que existen otros procesos y servicios que han quedado paralizados. Actualmente existen instalaciones que se encuentran completamente listas para cultivar, procesar y dispensar cannabis medicinal; sin embargo, se ven impedidas de poder abrir sus puertas al público puesto que la OCM no alcanzó a realizar el proceso de inspección y no les fue posible presentarse ante a la Junta Reglamentadora de Cannabis Medicinal para obtener la licencia operacional requerida para estos establecimientos”, detalló.

“Luego de haber realizado inversiones cuantiosas con el objetivo de cumplir con lo requerido para obtener una licencia operacional, estos dispensarios se ven obligados a asumir los costos operacionales sin poder prestar sus servicios. Lo anterior resulta en una gran pérdida económica para estos establecimientos y a su vez, priva a la comunidad de pacientes que utilizan el cannabis medicinal de obtener un mayor acceso al medicamento”, trajo a colación el representante como su mayor preocupación.

Finalmente explicó que: “Ante la realidad que se vive en Puerto Rico, resulta incierto el momento en el que los servicios que prestan la OCM y la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal puedan retomarse, por estamos radicando esta resolución para que estos comerciantes no se vean más afectados aun por la pandemia y los pacientes tengan más facilidades accesibles y disponibles”.