Puerto Rico vive una erosión crítica por huracanes y construcciones

Barreto describió la situación como "crítica", pues normalmente una erosión severa significa que la pérdida de costa exceda entre dos y cuatro metros al año, pero en áreas en Puerto Rico se han perdido de entre dos y seis metros en solo tres meses

foto: EFE / Thais Llorca

San Juan – Las costas de Puerto Rico sufren una erosión crítica, constatable en muchas zonas de  San Juan y Arecibo debido a varias causas, entre ellas, las marejadas ciclónicas que provocó el huracán María y la permisología de construcción de edificaciones cerca del mar.

Así lo dejó a entender este martes a Efe el geomorfólogo José Emanuelli y la geóloga marino Maritza Barrero sobre este palpable problema que lleva percibiéndose por las pasadas décadas, mayormente en la costa noroeste, norte, noreste y sureste de la isla.

Algunas de las zonas costeras en Puerto Rico que más se han afectado por la erosión son Ocean Park, en San Juan; Parcelas Suárez y Villa Cristiana en Loíza; Fortuna, en Luquillo, Punta Salinas, en Toa Baja; La Boca en Barceloneta, Barrio Obrero en Arecibo, así como otras en Rincón y Humacao.

“Esto no fue un fenómeno que ocurrió de la noche a la mañana”, afirmó Emanuelli, exprofesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Puerto Rico (UPR), campus de Río Piedras.

“No es algo nuevo, pero va avanzando a mayor escala”, afirmó.

En las pasadas semanas, específicamente en Ocean Park, donde existen decenas de residencias de alto costo, se ha avistado un gran causal de la erosión costera, pues en algunas partes, ya no hay arena, lo que ha provocado que el mar haya llegado hasta la parte posterior de las casas.

“Como construimos pegados y el oleaje es mayor, pues vemos los efectos y la gente pega un grito”, dijo Emanuelli.

Ante esto, Barreto, profesora de la Escuela Graduada de Planificación de la UPR en Río Piedras, mencionó a Efe que habría que esperar al mes de noviembre, que es cuando arranca la temporada de marejadas de muerto del norte y que se extiende a marzo, para ver si la arena regresa a Ocean Park.

No obstante, Barreto describió la situación como “crítica”, pues normalmente una erosión severa significa que la pérdida de costa exceda entre dos y cuatro metros al año, pero en áreas en Puerto Rico se han perdido de entre dos y seis metros en solo tres meses.

Barreto, a su vez, abundó que algunas causas principales de la erosión costera son por los eventos naturales, como tormentas o huracanes, la construcción de infraestructura cerca del mar y la mala planificación costera.

Ante ello, reclamó a los alcaldes de los municipios más afectados y al Gobierno central a que atiendan el problema “porque están muy vulnerables y no podemos esperar a que hayan otros eventos para ver cómo se va a solucionar”.

Según rememoró Emanuelli, una de las primeras causales de erosión costera en la isla ocurrió en la década de 1960, cuando el Gobierno retiró dunas de arena de Piñones, en Loíza, para rellenar humedales del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, que queda aledaño a dicho municipio costero.

Ante ello, Emanuelli dijo que la destrucción de esos muros de contención, provocó que si pasaba una tormenta o un huracán por la isla, la poca arena que quedaba en la costa, pasaba a la carretera y dejaba a “un sector sin protección y provocando daños muy fuertes a la zona”.

El retirado profesor detalló otras zonas en la isla que se han visto afectadas por la erosión costera, como el caso en el municipio de Isabela, donde se eliminaron dunas gigantescas para utilizarlas para construcción, y en Puerto Nuevo, en Vega Baja.

Molinelli dijo además que la muerte de arrecifes también puede ser una causante para que aumente la erosión costera, pues estos bancos de rocas y corales ayudan a contener la energía del oleaje, pero si no ocurren, el desgaste es más fuerte.

Barreto, quien lleva 20 años estudiando la crisis de la erosión costera en Puerto Rico, agregó que el huracán María también provocó bastante erosión costera.

La profesora indicó que el ciclón redujo el anoche de playa desde la costa oeste de Mayagüez hasta San Juan, y desde Ceiba, en la costa este hasta Santa Isabel, en el sur.

Barreto mencionó que la marejada ciclónica de María retiró 35 metros de playa en Punta Santiago, mientras que en La Boca se perdieron entre 40 y 60 metros de ancho, y en Humacao alrededor de 30 metros.

“A través de los pasados años y por investigaciones, hemos visto que la erosión ha ido aumentando”, afirmó Barreto, quien informó que preparó una propuesta junto a otros profesores de la UPR para que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias investigue y genere información sobre la erosión costera.

“Cualquier decisión para reducir y proteger las costas tiene que hacer con información base. Necesitamos generar información sobre el estado de la costa”, mencionó.

Mientras tanto, el alcalde de Arecibo, Carlos Molina, aseguró a Efe que el problema costero en su municipio es “serio”, específicamente en la zona de Barrio Obrero, donde anticipó que varias familias tendrán que ser “relocalizadas” ante el temor de que sus casas se desplomen.

“Aquí construimos cerca de la mar, hicimos carreteras muy cerca de la playa y ahora el mar está llamando a su espacio”, afirmó Molina, quien adelantó que sometió sus planes de mitigación y también para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación ante Desastres de Puerto Rico para tratar el problema.