Puerto Rico al Sur: turismo interno con sentido, conexión y comunidad

Puerto Rico al Sur lleva seis años realizando recorridos a lugares poco conocidos, enfocándose en un turismo sostenible, de preservación histórica y cultural, y en conexión con las comunidades.

Fotos suministradas

Las riquezas naturales, históricas y culturales de la región sur de Puerto Rico ofrecen una oportunidad excepcional para que familias y turistas, locales e internacionales, vivan una relación directa con el ambiente.

Basada en esa visión, la organización sin fines de lucro Puerto Rico al Sur lleva seis años realizando recorridos a lugares poco conocidos, enfocándose en un turismo sostenible, de preservación histórica y cultural, y en conexión con las comunidades.

“Puerto Rico al Sur surge de un sentimiento muy genuino de conexión con la gente y el espacio natural. Por ese sentimiento de lealtad hacia nuestros recursos naturales, la historia, la cultura y el patrimonio ecológico. Surge de esas ganas de poder conocer los lugares de una manera responsable, tanto con el entorno natural como con las comunidades”, explicó la doctora Janis Díaz Martínez, fundadora de Puerto Rico al Sur.

Como Psicóloga Clínica de profesión y vocación, admite, el amor hacia todo ser vivo le impulsó a buscar otra forma de conexión con el entorno.

“En este amor biofílico, que es el amor hacia la vida, hacia todo lo vivo, me certifiqué en Ecopsicología. Es una certificación internacional que tomé en Perú. Es la fusión entre la ecología y la psicología. La naturaleza es toda una maestra para nosotros. Entra en contacto con lo que es la sanidad, la virtud que tenemos como especie de regenerarnos, encontrarnos, conectarnos y de sanarnos en ese proceso. Poder guiar a un grupo de personas, que vienen a conocer y disfrutar de ese espacio, y guiarlos en ese proceso de conexión y sanidad, es toda una experiencia maravillosa”, asegura la psicóloga ecológica.

Recorridos en Porta Caribe

Janis agregó que Puerto Rico al Sur está certificada como proyecto ecoturístico sostenible, bajo la división de Turismo Sostenible, adscrita a la Compañía de Turismo de Puerto Rico.

“Desarrollamos nuestros recorridos en la zona que llaman Porta Caribe. Esta área comprende desde Patillas hasta Guánica, que son 15 pueblos. Considerando no solo la costa, sino los pueblos que están al centro de la isla, como Adjuntas, Jayuya y Villalba.. Hasta el momento hemos tenido colaboración o intercambio comunitario con Guayama, Salinas, Coamo, Juana Díaz, Ponce, Yauco, y Adjuntas.  Esos son los pueblos que más participación se ha tenido hasta el momento”, explicó.

Bosque de Piedra en Juana Díaz

Debido al huracán María, los sismos y el coronavirus, los eventos se han limitado y actualmente los recorridos con mayor frecuencia se efectúan en Juana Díaz y Salinas.

“Son espacios muy abiertos, por lo que los elementos de salud y seguridad prevalecen en cada experiencia ecoturística que se realiza. En Juana Díaz se visita la comunidad del barrio Guayabal, que es una zona alta del pueblo. Hay un sector que se conoce como Cerro Cuevas, y allí se hace un evento en lo que se llama el Bosque de Piedra. Este Bosque se compara con esas formaciones rocosas que encontramos en el continente asiático y lo tenemos en Puerto Rico”, añadió.

De este lugar, de hecho, Janis compartió una anécdota especial, vivida con un grupo de estudiantes.

“Recientemente, una persona que tiene mucha participación en lo que es el turismo en la isla, llevó un grupo de estudiantes que están en el proceso de ser guías turísticos. Cuando yo miraba sus rostros iluminados por la experiencia, tanto él como a sus estudiantes, fue algo maravilloso. Yo solo los estaba guiando, pero era la naturaleza la que se encargaba de hacer todo lo demás. Viendo cómo activaban sus sentidos, de manera guiada, para entrar en ese ritmo tan distinto que tiene la naturaleza, y que nosotros debemos emular de alguna manera, fue una experiencia única”.

Para rematar, el Bosque de Piedra o Bosque Rocoso está a más de tres mil pies sobre el nivel del mar y desde allí se puede observar el islote de Caja de Muerto y el litoral costero entre Guayama y Peñuelas, además de la Cordillera Central, el embalse Toa Vaca y los pueblos de Orocovis, Coamo y Villalba.

En Juana Díaz, la organización ecoturística también hace recorridos a la Cueva Lucero, donde se encuentran cientos de petroglifos y pictografías de nuestros ancestros indígenas, y está registrada como un área histórica.

Planadas-Yeyesa en Salinas

En el caso de Salinas, el recorrido de Puerto Rico al Sur se realiza en la Reserva Natural Planadas-Yeyesa, la cual es compartida con el pueblo de Cayey, y que es una de las áreas naturales protegidas más grandes de Puerto Rico, debido a su riqueza en acuíferos y especies de flora y fauna.

“En Salinas se visita una de las reservas más jóvenes con la que contamos en Puerto Rico, que es la Reserva Natural Planadas Yeyesa. Yo le llamo como El Yunque en Salinas, por todo el recurso ecológico que se encuentra allí. Es una de las reservas más grande en la isla y tiene una diversidad de flora y fauna espectacular. Por ejemplo, en Planadas-Yeyesa se encuentran 11 de las 17 aves endémicas de Puerto Rico”, comentó Janis.

La comunidad como guía

Según la fundadora de la organización, lo que distingue los recorridos que realiza Puerto Rico al Sur, es la activa participación de guías comunitarios.

“Incluimos a estos guías comunitarios. Esa persona que vive y se crió allí, que conoce desde adentro a la comunidad. No es lo mismo ir a visitar un sitio con alguien que quizás se leyó la historia o sabe un poquito de ahí, que contar con esa vivencia única y especial que tiene ese recurso, junto con lo que es la educación y la interpretación ambiental guiada”.

“Poder integrar e implementar siempre en cada experiencia ecoturística, la técnica de la ecoterapia y la ecopsicología, es algo particular, único y especial”, finalizó Janis.

Para comunicarse con Puerto Rico al Sur, puede llamar al 787-365-1134 o escribir a puertoricoalsur @ gmail.com.

“Guiarlos en ese proceso de conexión y sanidad, es una experiencia maravillosa”.