Protestas y arrestos en el primer día de LUMA al mando de la AEE

Tras los arrestos, integrantes de la UTIER, al igual que residentes de Ponce y Peñuelas, establecieron una línea de piquete frente a la Oficina Técnica que forzó el cierre de la Avenida Hostos al tránsito vehicular.

Fotos: Jason Rodríguez

Las primeras horas de LUMA Energy al timón de la transmisión y distribución eléctrica del país arrancaron el martes con protestas y arrestos en varios puntos de la isla.

En Ponce, tres personas fueron detenidas en horas de la madrugada en el estacionamiento de la Oficina Técnica de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en la Avenida Hostos, ahora identificada como LUMA Energy.

Fueron ellos Iván Cosme Reyes de 51 años de edad, Fernando Cruz Rosario de 44 años y Nelson López Torres de 47 años, todos veteranos empleados de la AEE.

Según el informe preliminar de la Policía, a los tres se le imputaron delitos de escalamiento, al alegadamente intentar llevarse dos camiones de la instalación.

Los señalamientos, sin embargo, fueron rechazados de plano por Julio Seda Romero, delegado de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) en Ponce.

“Ellos no cometieron ningún delito. No se apropiaron de nada y se entregaron voluntariamente”, sentenció.

“Esta mañana, teníamos una acción concertada que todos nosotros nos íbamos a presentar a nuestras áreas de trabajo. Por eso es que venimos a la Técnica de la Autoridad de Energía Eléctrica”, dijo Seda Romero.

“Los compañeros estuvieron ahí desde las 11:30 de la noche con los vehículos, dispuestos y disponibles para trabajar, porque el señor alcalde había reclamado durante el día que había más de 400 personas sin servicio eléctrico en Ponce”, abundó.

Cierre en la Avenida Hostos

Tras los arrestos, integrantes de la UTIER, al igual que residentes de Ponce y Peñuelas, establecieron una línea de piquete frente a la Oficina Técnica que forzó el cierre de la Avenida Hostos al tránsito vehicular.

Entretanto, los manifestantes reclamaron con gritos y consignas la cancelación del contrato gubernamental con LUMA Energy y la liberación de los tres trabajadores detenidos.

“Los compañeros quisieron brindar el servicio y no los dejaron. Si los hubiesen dejado trabajar, ahora mismo habría menos personas sin servició eléctrico”, insistió Seda Romero.

“Esos compañeros son nuestros héroes”, añadió.

Simultáneamente, agentes de la Policía clausuraron la vía de acceso al Hotel Ponce Hilton, en la intersección con la urbanización Villa del Carmen, en anticipo a posibles protestas.

Según trascendió, personal de LUMA Energy realizaba adiestramientos y entrevistas de reclutamiento en el predio hotelero.

También en la Comandancia

La manifestación en la Avenida Hostos perduró hasta las 8:30 de la mañana, luego de dos horas de protestas, cuando sus integrantes optaron por dirigirse a la Comandancia de la Policía y a las instalaciones del Centro de Investigaciones Criminales (CIC) para apoyar a los detenidos.

Allí, otra escuadra de la Policía estableció un perímetro y ocupó la entrada de la Comandancia para impedir que los manifestantes obstruyeran el flujo de vehículos hacia la instalación, movimiento que fue considerado por los activistas como un acto de provocación.

“Nuestra lucha no es contra la Policía. Ellos son hermanos trabajadores, igual que nosotros. Nosotros estamos aquí en apoyo de nuestros compañeros. Queremos que ellos sepan que no están solos y que aquí afuera están sus amigos esperando por ellos”, reclamaba Seda Romero.

“Nos tratan de intimidar”

Por su parte, el presidente de la UTIER, Ángel Figueroa Jaramillo, llegó hasta el CIC de Ponce y se reunió con la esposa y familiares de Iván Cosme Reyes, quien permanecía detenido en el lugar.

“Tuve comunicación con Iván, que es el que tienen aquí (CIC de Ponce), pero no tenemos información de a dónde movieron a los otros compañeros. No sabemos por qué los tuvieron que mover, como si fueran criminales de alto riesgo. Es algo totalmente innecesario”, declaró Figueroa Jaramillo.

“Aquí han tratado de insinuarle al país que ellos trataron de apropiarse de propiedad pública cuando eso es totalmente falso”, continuó. “Estos compañeros, lo único que han hecho es servirle al pueblo de Puerto Rico. Se reportaron a su turno para poder atender sectores sin servicio y estas son las consecuencias de un gobernador insensible”.

“La esposa (de Iván Cosme Reyes) está bien afectada y no es para menos. Tú ves a un trabajador que toda su vida lo que ha hecho es dedicarse a servir al pueblo de Puerto Rico y aquí lo tratan como si fuera un criminal”, continuó.

Acto seguido, Figueroa Jaramillo acusó a la alta dirección de la Policía de recurrir a los arrestos como estrategia para intimidar y desalentar la protesta.

“Esto es un claro acto de intimidación y sobre todo, un acto de insensibilidad”, sostuvo.

“Hay manifestaciones en Palo Seco, en Aguadilla, Santa Isabel y en otros puntos de la Isla. Esto no es algo de la UTIER, es un reclamo del pueblo que se ha percatado de lo malo que es este contrato y cómo el gobernador se ha negado en todo momento a escuchar al país”, abundó.

“El pueblo de Puerto Rico tiene que rechazar este contrato y vamos a seguir llevando el mensaje”, reiteró.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.