Proponen extender vigencia de Ley Armas a empleados de guardia de seguridad

“El concepto detrás de esta medida es proteger aquellos ciudadanos que legalmente tengan su arma de fuego y que se encuentran en un limbo, tal y como sucede con las licencias de tránsito, entre muchas otras certificaciones, ante la pandemia del COVID-19 y el toque de queda decretado para mitigar su propagación en el pueblo" concluyó el legislador.

Foto: archivo

EL CAPITOLIO – El presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Representantes, Félix Lassalle Toro, indicó el jueves que la recién firmada Orden Ejecutiva 2020-0035 asegura la continuidad del empleo a cientos de guardias de seguridad armados que actualmente trabajan en diversas empresas privadas y agencias del gobierno.

“Nuestra prioridad es salvaguardar la vida y propiedad de nuestro pueblo, así como garantizar la permanencia del trabajo de los puertorriqueños. Hemos impulsado desde hace varios días que la Fortaleza extienda el término de vigencia de las licencias otorgadas bajo la Ley 404-2000 (Ley de Armas de Puerto Rico), que se hayan vencido desde la fecha en que entró en vigor la Ley 168-2019. Esta extensión salva, literalmente, cientos de empleos, vitales ahora en este período de crisis causado por el COVID-19”, comentó Lassalle Toro en comunicación escrita.

El representante por el Distrito 16, el cual comprende los municipios de Isabela, San Sebastián y Las Marías, anunció la radicación de una Resolución dirigida a extender la vigencia de las licencias de armas.

Desde la aprobación de la Ley 168-2019 y hasta la fecha de vigencia del Reglamento, un sinnúmero de licencias de armas otorgadas al amparo de la Ley 404-2000 se han vencido. Por lo cual, los tenedores de estas licencias quedaron desprovistos de una salvaguarda al momento de la expiración de su licencia. El reglamento fue aprobado al 15 de abril, y por esto, esta Asamblea Legislativa aprobó la Resolución Conjunta 15-2020, para extender la vigencia de las licencias vencidas hasta dicha fecha. Debido al toque de queda decretado, se ha hecho imposible el renovar las mismas.

“El concepto detrás de esta medida es proteger aquellos ciudadanos que legalmente tengan su arma de fuego y que se encuentran en un limbo, tal y como sucede con las licencias de tránsito, entre muchas otras certificaciones, ante la pandemia del COVID-19 y el toque de queda decretado para mitigar su propagación en el pueblo. Como dije, cientos de trabajadores dependen de esta extensión y más ahora que la seguridad del pueblo toma un nuevo giro protagónico”, concluyó el legislador.