Prohibición de las peleas de gallo por el gobierno federal son ignoradas en Puerto Rico

Además, reportan un brote de COVID-19 en una gallera de Utuado

Foto EFE/Thais Llorca

SAN JUAN – Al parecer la prohibición federal a las peleas de gallo, que aplica a Puerto Rico, son ignoradas, esto cuando en una gallera de Utuado se registró un brote de COVID-19, según lo confirmó el alcalde de ese municipio, Jorge “Jorgito” Pérez Heredia.

“Tenemos sobre 60 casos de COVID en Utuado y en el rastreo nos hemos percatado que estas personas (se contagiaron) haciendo unas jugadas de gallo en una gallera de Utuado el cual contagiaron muchísima gente y contagiaron a sus familias y se sigue multiplicando. Así que, como indicamos siempre, cada individuo se protege a sí mismo”, dijo el alcalde en entrevista radial. (Red Informativa de Puerto Rico)

“No es que no se juegue gallos. Es que si vas a una gallera estemos a seis pies de un compañero, que tengamos la mascarilla puesta, que nunca nos la quitemos. Que se laven las manos constantemente con alcohol y (hand) sanitizer. Las jugadas se pueden dar, lo que pasa es que hay que tener control de la capacidad”, insistió.

“Yo voy a la gallera y me apasiono. Uno grita y se pega al otro y se chocan las manos y coge al gallo y se lo da al otro y eso es un foco de infección y eso fue lo que pasó donde se contagiaron muchas personas”, dijo el alcalde Pérez Heredia.

Mencionó que peticionará al gobierno central para que cierren la Gallera La Utuadeña.

Sin embargo, en esta Circular se ordena el cierre inmediato de las operaciones de las galleras por periodo de dos semanas.

Previo a su reapertura, deberán someter a la Comisión de Seguridad del DRD un protocolo riguroso de prevención de propagación del Covid-19.

“Por recomendaciones del Departamento de Salud procedemos a ordenar el cierre inmediato de las operaciones de las galleras. Durante este mes hemos tenido que intervenir con cerca de diez galleras que han incumplido con los protocolos establecidos de prevención. Por tanto, nos vemos en la obligación de cesar sus operaciones por un periodo de dos semanas o hasta que presenten un protocolo que cumpla con las recomendaciones establecidas por el Departamento de Salud”, estableció el secretario del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) Ray Quiñones Vázquez.

Se supone que incumplir con lo establecido, la organización se expone a sanciones con pena de reclusión que no excederá de seis meses o multa no mayor de 5,000 dólares, según establecido en la Sección 19 de la OE-2021-026.

Por otro lado, también se supone que las peleas de gallo están prohibidas por disposición federal a partir de diciembre de 2019, luego que el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston confirmara la decisión del juez Gustavo Gelpí de que se mantengan en prohibición las peleas de gallo.

También para diciembre de 2019, la entonces gobernadora Wanda Vázquez Garced firmó dos medidas que permitirían las peleas de gallo en Puerto Rico, desafiando así la prohibición que aprobó el Congreso federal de Estados Unidos.