Profesionales de la salud del Hospital Damas orientan sobre vacuna contra el COVID-19

foto suministrada

PONCE – El Hospital Damas de Ponce celebró en la tarde del miércoles un panel bajo el título Conoce más sobre la vacuna contra el COVID-19 en el que profesionales de la salud de dicha institución aclararon dudas sobre todo lo referente a esta vacuna. 

El médico internista, el Dr. Miguel Magraner explicó que “es importante que el público entienda que estas vacunas son seguras, aunque nada es perfecto; quizá de 100 mil personas que se han vacunado, tres tengan algún tipo de reacción y esas reacciones son mínimas y el paciente no requiere hospitalización”. 

Por su parte, la farmacéutica, la Dra. Vivienne Marrero, informó que para poder recibir las vacunas los hospitales tienen que tener cierto tipo de almacenamiento. “Tienes que tener los termómetros certificados, se verifican 24 horas al día, cada hora se verifica la temperatura máxima y mínima que ha estado expuesta esas vacunas; si salen fuera de rango, lo cual nunca ha sucedido te mide cuánto tiempo estuvo fuera de rango”.

Según aclaró la Dra. Marrero, es algo bien medible, de tal manera que pueden asegurarse que el producto llegue a su fin de una vacunación exitosa. 

La Dra. Silvia Gutierrez, patóloga, señaló que “lo que están inyectando es una porción de MRNA que va a producir esa proteína para que el cuerpo cree los anticuerpos y ataque el virus de usted ser infectado”. 

El Dr. Magraner añadió que este tipo de vacuna se preparó aceleradamente y que se debe reconocer que esto fue posible gracias al flujo de dinero brutal por parte del gobierno para su producción. Así mismo dijo que las vacunas de Pfizer y Moderna no son las únicas vacunas contra el COVID-19 que se están desarrollando, pero si son las más efectivas, pues se prevé una eficacia de entre 90 y 95%, versus las de Astrazeneca y la china que fluctúan entre un 60 y 70 % de eficacia. 

La Dra. Marrero, por su parte, señaló que con la primera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna solo se ve un 50% de eficacia; ya con la segunda aumenta a un 90-95%. 

Así mismo añadió que “una persona que recibe su primera dosis, al igual que su segunda dosis debe continuar todo lo que es el distanciamiento, la mascarilla, el lavado de manos porque todavía tenemos una comunidad que no está vacunada, que todavía no conocemos si la vacuna nos va a evitar la enfermedad asintomática; sabemos que nos evita la enfermedad severa y por esa razón tenemos que continuar con esta medidas”. 

Por otro lado, el Dr. Magraner detalló que el principal efecto de la vacuna es el dolor en el brazo, seguido por el cansancio y a algunas personas les da rash o fiebre, pero esa fiebre no suele durar más de dos días. Según aclaró, la única contraindicación para la vacuna es ser alérgico a los componentes de la misma. 

El Dr. Magraner entiende que si la mayoría de la población se vacuna, para septiembre u octubre la situación con el COVID-19 estará mucho mejor y va a haber una merma en los contagios. No obstante, recomienda que se continúen las medidas de protección acostumbradas. 

Según la Dra. Gutierrez, las personas que hayan tenido COVID-19 anteriormente es importante que se vacunen porque todavía hay muchas áreas que no se conocen y quizás la respuesta inmune no sea lo suficiente para combatir una reinfección con el virus por lo que se recomienda que usted reciba la vacuna.